Adolfo Muñoz, en la terraza del hotel, todavía en obras
Adolfo Muñoz, en la terraza del hotel, todavía en obras - EFE

El hotel de Adolfo de Zodocover llevará el nombre del «Café Español»

Verá la luz en febrero de 2018, tendrá doce habitaciones y será cuatro estrellas

TOLEDOActualizado:

La nueva aventura empresarial del restaurador Adolfo Muñoz, el Hotel «Café Español», verá la luz en febrero de 2018 «en pleno corazón de Toledo», en la céntrica plaza de Zocodover, adonde tendrán vistas las doce habitaciones de este «exclusivo» hotel de cuatro estrellas. Así lo ha relatado en una entrevista el restaurador toledano, que ha explicado que el nombre del hotel es un homenaje al «Café Español» que estuvo durante mucho tiempo en los bajos de este inmueble y que estaba considerado uno de los cafés más tradicionales del país, junto al Café Gijón de Madrid o el Iruña de Pamplona. Según Muñoz, este nombre evoca «las historias bonitas de aquellos cafés», algo que, en su opinión, «los toledanos van a agradecer mucho» porque el Café Español constituía algo más que un café, «era un símbolo de la ciudad que lo acogía», ha aseverado.

En cuanto a las características del hotel, ha destacado que tendrá «un carácter muy exclusivo» y que está pensado, sobre todo, «para parejas que quieran venir a Toledo a disfrutar de una buena cena, una noche en un hotel situado en un espacio privilegiado como es la plaza de Zocodover y un reparador desayuno».

En este punto se ha apresurado a aclarar que una de las condiciones «sine qua non» para dormir en el Hotel Café Español será la de cenar y desayunar en él, todo por un precio de 250 euros la noche, y de 200 euros, en el caso de un solo viajero. Y ha enfatizado también que «se trata de un hotel para adultos», que pretende satisfacer la demanda de «quienes lo único que quieren es ir a estar a gusto y no escuchar, por ejemplo, el grito de niños por los pasillos».

Sobre las habitaciones, todas ellas con un balcón que ofrece «unas inigualables vistas a la plaza de Zocodover», Adolfo ha precisado que ocho son dobles y cuatro de uso individual, lo que conlleva que solamente podrán estar alojadas un máximo de 20 personas cada noche.

Además, tres habitaciones cuentan con salón, lo que permitirá a sus ocupantes, si lo desean, disfrutar allí de la cena y del desayuno, «"de ahí su exclusividad», ha insistido.

Por otro lado, el restaurador ha puesto en valor que el nuevo hotel está construido prácticamente todo en madera para conservar la esencia del edificio en el que se asienta, que data de 1908.

Y con la particularidad de que, en la construcción se ha utilizado cal natural, todas las paredes están revestidas de tierras naturales y las habitaciones están separadas por un tabique de 20 centímetros, ocho de ellos de corcho natural, «para que las habitaciones transpiren, pero no se escuchan las conversaciones».

En definitiva, «es un hotel ecológico cien por cien», ha resumido Adolfo, quien ha abundado que se ha intentado huir del cemento y del plástico, «porque ambos no transpiran y además generan humedad», y se ha apostado por el corcho, por la cal y por la arena, y en los suelos se ha empleado ladrillo hidráulico.

En cuanto a la decoración ha significado que cada habitación es diferente y que en todas predominarán los tonos suaves, como el gris natural, «algo que te conforte», ha comentado.

El empresario toledano confía en que el Gobierno de Castilla-La Mancha colabore a través de alguna subvención con este proyecto, que ha supuesto una inversión de 1.200.000 euros y que generará entre 12 y 14 empleos, «cantidad no desdeñable», ha puntualizado, teniendo en cuenta que supone «una media de una persona por habitación».

Este nuevo proyecto une a los otros cuatro con que cuenta el Grupo Adolfo en Toledo (Viñedos Cigarral Santa María, Restaurante Adolfo Colección, Hotel Casa Urbana de la calle Sinagoga y Colección Catedral), sin contar su participación en la Escuela de Hostelería y en el Hotel Eugenia de Montijo, y su presencia en la capital de España, donde gestiona el restaurante el Palacio de Cibeles.