Imagen de Yeste
Imagen de Yeste
Albacete

Un millar de abonados de Yeste siguen sin suministro eléctrico por la nieve

La acumulación de nieve en la zona está provocando problemas de accesibilidad en la Sierra del Segura

AlbaceteActualizado:

Un millar de abonados de la empresa Iberdrola del municipio de Yeste (Albacete) continúan sin suministro eléctrico, a consecuencia de la nieve que ha caído en esta zona de la Sierra del Segura.

Según han informado a Efe fuentes del servicio de emergencias 112 de Castilla-La Mancha, a las 19.00 horas de este domingo no tenían suministro eléctrico 1.030 abonados de Yeste y sus pedanías, de acuerdo con los datos facilitados por la compañía suministradora.

De acuerdo con la información facilitada por el 112, a mediodía estaban sin suministro eléctrico en torno a 500 clientes en Yeste y otros 800 clientes de Nerpio y de sus pedanías, aunque en este caso Iberdrola comunicó que las averías ya habían sido localizadas y estaban en vías de solución.

La nieve ha afectado también a varias carreteras de la zona, en estos municipios y en otros como Riopar, en las que han estado trabajando equipos de mantenimiento de la Diputación Provincial de Albacete, de la Junta de Comunidades, bomberos y trabajadores forestales para despejar las vías.

En este sentido, el 112 ha comunicado que a las 19.00 horas seguían trabajando los equipos de mantenimiento de la Diputación de Albacete en la carretera provincial AB-515, en el Puerto de Las Crucetillas, que está en nivel rojo (circulación difícil) de aviso por nieve helada.

También estaban trabajando en carreteras en los términos municipales de Reolid, Salobre y Paterna del Madera,

Además, dotaciones del servicio de bomberos de la Diputación de Albacete (Sepei) están trabajando en despejar las carreteras de las poblaciones de Vizcable, Jartos, Graya y Marchana, todas ellas pedanías de Yeste.

La nieve que cayó la pasada noche en la zona también ha obligado a suspender las carreras de atletismo y de trail que se en iban a celebrar este domingo en Yeste, ya que la fuerte nevada había dejado impracticables los trazados.