LEGIONELA EN MANZANARES

Sanidad insiste en que la rápida intervención hizo que el brote fuera «uno de los de menor letalidad del mundo»

El PP asegura que «el informe parece que trata de lavar la imagen de un Gobierno que no ha estado a la altura de las circunstancias y que no ha sabido gestionar esta crisis porque se le ha ido de las manos»

El director general de Salud Pública, Manuel Tordera (2º izq.) durante su comparecencia en las Cortes
El director general de Salud Pública, Manuel Tordera (2º izq.) durante su comparecencia en las Cortes - ABC
ABC Toledo - Actualizado: Guardado en:

Ha sido el director general de Salud Pública, Manuel Tordera -y no el consejero de Sanidad, Jesús Fernández, como pedía el PP- quien ha presentado en las Cortes de Castilla-La Mancha el informe sobre el brote de legionela que hace un año afectó a la localidad ciudadrealeña de Manzanares con 277 casos confirmados y 4 muertos -según la consejería de Sanidad- y 5 fallecidos para la Plataforma de Afectados.

Y en el informe, el director general ha destacado que «la rápida intervención de la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha junto con la activación inmediata de los servicios asistenciales hizo que el brote de legionella detectado el pasado mes de diciembre en la localidad ciudadrealeña de Manzanares haya sido uno de los de menor letalidad del mundo».

Sobre el origen del brote, no se aclara cuál es su procedencia. El informe técnico apunta a que con toda seguridad, «en este brote están implicadas un número de cepas muy elevado e inusual en este tipo de brotes, que podrían proceder de diferentes instalaciones de riesgo, aunque esta afirmación no se pueda hacer con la misma rotundidad que la anterior». Asimismo, señala que los modelos epidemiológicos apuntan a las instalaciones de riesgo del norte de la población como posible origen.

Sí ha resaltado Manuel Tordera que esta rápida actuación permitió controlar de forma inmediata todas las posibles instalaciones de riesgo y, como consecuencia de ello, minimizar los efectos de la enfermedad e interrumpir la transmisión de la legionella en el menor tiempo posible. Todo ello contribuyó, ha insistido, a que la tasa de letalidad haya sido una de las más bajas registradas en los brotes comunitarios registrados en todo el mundo, con un 1,4 por ciento.

Según el informe, el número total de casos confirmados en el brote de Manzanares fue de 277, de los cuales 183 son varones (66 por ciento) y 94 son mujeres (34 por ciento). Asimismo, expone que habiendo estado sometidos al mismo riesgo, no se registró ningún caso en menores de 15 años y tan sólo dos en menores de 25 años, siendo el grupo de edad con mayor número de casos el de 75-84 años, con 60 casos. En el contexto del brote se registraron cuatro fallecidos.

Por otra parte, y de acuerdo con la curva epidémica, el máximo periodo de exposición pudo ocurrir entre los días 8 y 14 de diciembre de 2015, siendo el día con mayor número de casos por fecha de inicio de síntomas el 17 de diciembre, con 45 casos. Entre los días 15 y 19 se registraron el 60,6 por ciento de los casos confirmados y entre el 14 y el 15 de diciembre 232, el 87,4 por ciento del total.

En las conclusiones del informe se pone de manifiesto que el envejecimiento poblacional y la prevalencia de factores de riesgo (hábito de fumar, diabetes, etc) podrían explicar en parte la elevada tasa de ataque en el brote.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios