España

Prisión incomunicada para el acusado de estafar a una treintena de vecinos en Villarrubia de los Ojos

Padre e hija podrían haberse apoderado de varios millones de euros tras engañar a los clientes con fondos de inversión

Ciudad Real - Actualizado: Guardado en:

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Daimiel (Ciudad Real) ha decretado prisión provisional incomunicada, bajo fianza de un millón de euros para el acusado de cometer una estafa millonaria a una treintena de afectados en el municipio ciudadrealeño de Villarrubia de los Ojos.

Según han informado a Efe fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, al acusado, Pedro G.G., se le imputa de forma provisional como presunto autor de los delitos continuados de estafa agravada, apropiación indebida y falsedad en documento mercantil.

Pedro G.G. es propietario de una correduría de seguros y está acusado de haberse apoderado, junto con su hija María Ángeles, de cantidades de dinero de algunos vecinos de Villarrubia de los Ojos.

El juzgado ha establecido, además, diferentes medidas cautelares de tipo patrimonial, como el requerimiento para que entregue 20.000 euros y la prohibición de que haga anotaciones, disponga o enajene inmuebles registrados a su nombre.

Con respecto a su hija, que también está siendo investigada, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM) ha señalado que este miércoles no se le pudo tomar declaración por imposibilidad de tiempo por lo que el juzgado fijará nueva fecha para que declare ante el instructor.

La hija se encuentra en libertad con cargos y tiene la obligación de comparecer ante el juzgado los días 1 y 15 de cada mes.

Padre e hija fueron detenidos el pasado mes de julio después de una entrada y registro en la gestoría que fue autorizada por el instructor de la causa.

En aquel momento la investigación era muy incipiente y todavía estaban llegando denuncias y el juzgado acordó su libertad con cargos con la obligación de comparecer ante el juzgado, lo que ocurrió este miércolesr.

Tras su declaración, la situación procesal del principal investigado cambió y el juez decretó su ingreso provisional en prisión.

Algunas fuentes hablan de hasta 16 millones de euros la cantidad que podrían haber estafado padre e hija, aprovechándose de la buena reputación que tenían en la localidad ciudadrealeña.

Las estafas, según los investigadores, consistían en contratar, por parte de los perjudicados, a través de una correduría de seguros, diversos fondos de inversión en compañías de seguros, contrataciones que en la mayoría de los casos no llegaban a realizarse, haciendo creer, mediante engaño, a los perjudicados que se había producido la contratación de las mismas, ya que percibían en su tiempo los intereses generados por dichos fondos ficticios.

Durante el desarrollo de las investigaciones se pudo constatar, a través de las compañías de seguros encartadas, la inexistencia de dichas contrataciones.

Por su parte, los propietarios de la correduría que realizaba las estafas se hacían pasar por perjudicados, procediendo puntualmente a rescatar fraudulentamente los fondos, para apropiárselos como capital propio, hasta su detención por la Guardia Civil.

Según ha explicado a Efe el abogado que representa a una quincena de víctimas, Jose Luis Vallejo, durante la declaración ante el juez, Pedro G. ha asegurado que «el dinero que cogía de unos los destinaba a pagar deudas que otros no podían pagar», en definitiva, que entregaba el dinero a la gente que lo necesitaba.

El abogado de parte de la acusación, que no ha querido dar más detalles de la declaración del acusado, ha señalado que los afectados son «gente que llevaba ahorrando toda la vida y que ha visto cómo su dinero ha desaparecido».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios