Luis Huete, en su toma de posesión como fiscal jefe de Ciudad Real
Luis Huete, en su toma de posesión como fiscal jefe de Ciudad Real - M. Cieza

El fiscal jefe de Ciudad Real pide acabar con la «lacra» de la suspensión de juicios

Luis Huete cita como causas la ausencia de los acusados o la de los testigos, y en otras ocasiones el mal trabajo de la propia administración de Justicia

Ciudad RealActualizado:

El fiscal jefe de Ciudad Real, Luis Huete, ha hecho un llamamiento para acabar con la «lacra» que, en su opinión, supone suspender cada año un importante número de juicios en la provincia de Ciudad Real.

Luis Huete, que este lunes ha ofrecido una rueda de prensa para dar a conocer los datos de la memoria fiscal de 2016, ha recordado que el pasado año se suspendieron en la provincia de Ciudad Real 1.131 juicios que se habían señalado por lo penal, un número de suspensiones que resulta muy excesivo y que «causa un grave daño a la Justicia».

La suspensión de los juicios en muchos casos se debe a la ausencia de los acusados, en otra a la de los testigos, y en otras al mal trabajo de la propia administración de Justicia, ha precisado.

Ha calificado este hecho de «especial gravedad», pues supone pérdidas de tiempo que no se justifican, más si se tiene en cuenta que la plantilla de fiscales de la provincia necesita ser dotada con más personal.

Huete ha señalado que la actividad de la fiscalía pone de manifiesto un descenso del numero de diligencias previas que quedan pendientes en el año 2016 con respecto a las del año 2015.

Así, a fecha de diciembre de 2016 la fiscalía tenía pendientes 4.432 diligencias previas en todos los juzgados, mientras que en 2015 la cifra de diligencias previas pendientes ascendía a 5.700.

Esto supone un descenso del 23 %, lo que únicamente es fruto de «una buena actuación, tanto por parte de los fiscales como de los jueces», ha indicado el fiscal jefe ciudadrealeño.

Ha decrecido también el número de procedimientos abreviados incoados, que han pasado de 2.469 a 2.273 de 2015 a 2016, lo que supone un descenso del 7,9 %, así como el número de procedimientos calificados (que ha pasado de 1.634 en 2015 a 1.360 en 2016) y el número de diligencias urgentes, al haberse incoado 1.795 frente a 2.000 aproximadamente en 2015 (un 11 % menos).

Sentencias de conformidad

Por otra parte, Huete ha citado el gran número de sentencias que se han dictado de conformidad con las tesis defendidas por la fiscalía, lo que, ha advertido, «viene a liberar un gran numero de procedimientos al juzgado, porque se tramitan en el momento de la detención o el día siguiente y no da lugar más actuaciones por parte de la administración de Justicia».

En cuanto al número de sumarios tramitados que son procedimiento más complejos (porque abordan asuntos como homicidios o violaciones u otros asuntos graves), en el año 2016 se incoaron 13 frente a 26 del año pasado.

En el resumen de la memoria fiscal, Huete ha recordado que las infracciones más frecuentes siguen siendo las de lesiones, las de violencia de género y, por último los delitos contra el patrimonio hurtos o robos con fuerza, entre otros.

Y ha alertado del crecimiento «exponencial» que están registrando los delitos por estafa, y en los que se emplea como medio para la comisión de los mismos las nuevas tecnologías.

Por otro lado, el fiscal jefe de Ciudad Real ha expresado el malestar que existe entre los fiscales con el uso de las aplicaciones informáticas actuales, que les obliga a trabajar con varias a la vez para poder desarrollar su trabajo.

Según Huete, es una queja generalizada a la que, en su opinión, se debe de dar respuesta mejorando la aplicación de la fiscalía, de forma que sus compañeros solo tengan que utilizar una sola aplicación para disponer de todos los instrumentos con los que verificar las diligencias que no se plasman en papel.