Ángel Mariscal Estrada - Alcalde y coordinador del PP de Cuenca

Albaladejito, un recurso que no puede caer en el olvido Ángel Mariscal Estrada

«Es cuanto menos sorprendente la reacción de los cargos socialistas que han salido a montar bronca política»

- Actualizado: Guardado en:

El Centro de Investigación Agroforestal de Albaladejito (CIAF) es, sin lugar a dudas, uno de los recursos más importantes de los que dispone esta provincia, a tenor del importante peso específico que tienen en nuestra economía sectores productivos tales como el alimentario, agropecuario y el forestal.

Más de cincuenta años –se dice pronto- avalan la labor desarrollada en materia de investigación, experimentación y capacitación agraria. Un centro con el que tengo una especial relación y al que me unen lazos importantes; no en vano, fui el primer director del Laboratorio Pecuario Regional de Castilla-La Mancha, allí ubicado, entre los años 1993 y 1998.

Una vez conocida la oferta de la Diputación provincial de Cuenca por la finca de Albaladejito, es cuanto menos sorprendente la reacción de los cargos socialistas que han salido a montar «bronca política» como ha titulado algún medio. Los ciudadanos, que tienen más memoria que la de estos diputados socialistas, no olvidan que en 2008 el PSOE de Cuenca regaló a la Junta de Comunidades un patrimonio que era de toda la provincia, como es la finca de «El Terminillo», en una frenética, turbia y fracasada operación urbanística en la que, como siempre, no contaron absolutamente con nadie.

Asombrosa también, la letanía socialista, por insistente, larga y reiterada de que todos los males de esta región tienen su origen cuando el PSOE perdió el gobierno de Castilla-La Mancha, «olvidando» que dejaron una Comunidad endeudada a más no poder, intervenida y sin su Caja de Ahorros.  

 Los que conocemos desde dentro la historia del Centro de Albaladejito y del Laboratorio, sabemos que desde finales de los noventa fueron cayendo en la improvisación y el abandono de la Consejería ante la mirada atónita de todos aquellos que los considerábamos una herramienta fundamental para el desarrollo de esta provincia y de la región.

Y es que durante varias legislaturas, con el Partido Socialista en el Gobierno de Castilla-La Mancha, la Finca de Albaladejito, el Centro y su Laboratorio -que pronto dejó de ser regional- fueron perdiendo paulatinamente actividad y presencia. A la vez que no se renovaban los convenios con la CCM, fueron emprendiendo una deriva hacia el olvido que los dejó reducidos a la mínima expresión, si lo comparamos con las que inicialmente hacían.

Una situación que afortunadamente experimentó un cambio de 360º con el Partido Popular y María Dolores Cospedal al frente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, al elaborar la Ley 4/2015, de 26 de marzo por la que se creaba el Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Forestal de Castilla-La Mancha (IRIAF). Gracias a ese impulso, Albaladejito pudo salir de su letargo forzado, pasando a denominarse Centro de Investigación Agroforestal de Albaladejito (CIAF) y creándose el Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre.

Revitalizado este recurso, no es de entender cómo el Gobierno castellano-manchego, en manos socialistas, una vez más pasa por alto la nueva situación a la que se enfrenta el CIAF con la puesta a la venta de la finca por la Fundación CCM, que podría caer en manos privadas.

Visión que sí ha tenido la Diputación Provincial de Cuenca, consciente de la importancia de este Centro. Una iniciativa digna de elogiar, sobre todo, por el hecho de que el único objetivo, y así lo ha manifestado su propio presidente, Benjamín Prieto, es salvaguardar y recuperar la utilidad pública de esta finca y del CIAF.

No se pueden consentir, a mi juicio, las críticas recibidas por la Diputación desde las filas socialistas por haber presentado esta oferta de compra, máxime cuando lo que se pretende es recuperar todo el potencial de la Finca y sus infraestructuras, evitando el riesgo de caer en manos de terceros.

Una apuesta de la Diputación en la que, además, en caso de fructificar la operación de compra, no deja de lado a la JCCM. Todo lo contrario, le invita a ir de la mano para apostar por Albaladejito como un referente en la investigación no solo a nivel provincial y regional, sino también nacional.

En definitiva, hay que sumar esfuerzos y aunar actuaciones para garantizar el futuro del Centro de Investigación Agroforestal de Albaladejito y que no caiga otra vez en el olvido; algo que evita la Diputación provincial de Cuenca con su oferta de compra y que debe de servir para abrir una importante reflexión al respecto.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios