El Rey Felipe VI recibe en audiencia al ministro egipcio de Asuntos Exteriores, Sameh Shoukry
El Rey Felipe VI recibe en audiencia al ministro egipcio de Asuntos Exteriores, Sameh Shoukry - EFE

Al Sisi envía al Rey una invitación para que visite pronto Egipto

El ministro egipcio de Exteriores y Dastis confían en solucionar el contencioso de la planta de Gas Natural Fenosa

MadridActualizado:

El presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, quiere que Su Majestad el Rey realice próximamente una visita a ese país y así se lo ha expresado este miércoles en un mensaje transmitido por su ministro de Asuntos Exteriores, Sameh Shoukry, a quien don Felipe ha recibido en el Palacio de la Zarzuela.

Shoukry ha protagonizado una visita a España en el curso de la cual se ha reunido con su colega español Alfonso Dastis, para tratar de impulsar las relaciones bilaterales y abordar distintos asuntos de interés común como la situación del proceso de paz de Oriente Próximo.

Antes de acudir a almorzar con Dastis, Shoukry ha acudido a Zarzuela para entregar de un mensaje de Al Sidi al Rey en el que expresa su deseo de que pueda llevar pronto a cabo una visita a Egipto, un país que, en estos momentos, trata de recobrar la normalidad tras unos años convulsos, en los que, además, eha sufrido los embates del terrorismo yihadista.

Precisamente, los efectos que los atentados han tenido sobre el turismo -una de las principales fuentes de ingresos del país- ha sido uno de los asuntos abordados en las conversaciones entre Dastis y Sholukry. El ministro español ha destacado, posteriormente, en una rueda de prensa conjunta, que las visitas de turistas de nuestro país a Egipto aumentaron un 40 por ciento en 2017 y señaló que es deseo del Gobierno ayudar a que ese crecimiento sea mayor.

Pese a todo, la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores mantiene aún el consejo de no viajar a Egipto, salvo a los tradicionales lugares de atracción turística, como son Luxor o Asuán, o la costa occidental africana del Mar Rojo, si se accede por vía aérea y preferiblemente con los servicios de una agencia de viajes. Y siempre tomando precauciones.

Dastis ha dicho, al ser preguntado por los periodistas, que se mantiene la posibilidad de modificar esas recomendaciones, porque la situación se realiza de manera permanente. No obstante, ha señalado que los consejos son también son una forma que tiene el Gobierno de «protegerse» y evitar posibles contenciosos si el turista considera que no ha sido informado suficientemente.

Shoukry también ha expresado su deseo de que crezca el turismo español y ha recordado que el terrorismo es ahora un problema para todo el mundo y que ningún país, aunque se esfuerce al máximo, puede garantizar seguridad al cien por cien. Además, ha puntualizado que la operación militar contra el terrorismo afecta a solo un 5 por ciento de la península del Sinaí, no al resto de esta región ni a los yacimientos arqueológicos del Valle del Nilo donde -señaló- las fuerzas de seguridad protegen los monumentos y a los visitantes.

Los dos ministros, que han hablado de la posibilidad de poner en marcha un mecanismo de consultas entre los dos gobiernos, en particular para cuestiones de economía y turismo, trataron también sobre el principal contencioso que mantienen en estos momentos, que afecta a la planta de licuefacción de gas de Damietta, propiedad al 50 por ciento de Gas Natural Fenosa.

La instalación lleva cinco años paralizada por falta de suministro, lo que ha hecho que la empresa española y la italiana ENI, copropietaria de la planta, hayan llevado al Gobierno egipcio ante el CIADI, organismo de arbitraje del Banco Mundial. Ayer, Dastis y Shoukry expresaron su confianza en que en un plazo breve se pueda subsanar el conflicto.

El ministro español cree que hay motivos para ser «razonablemente optimista» y afirmó que una «situación particular» como esa, no debe influir «de manera desproporcionada» en otras inversiones. A su modo de ver, cuando hay relaciones económicas intensas es inevitable que surja algún problema y España como país inversor defiende siempre la seguridad jurídica, informa Europa Press.

Shoukry, por su parte, ha confiado en que no sean necesarias las medidas de arbitraje y atribuyó el origen de los problemas a la «alteración política y económica» de hace cinco años. Así, ha asegurado que hay interés por resolver el tema, que está habiendo «desarrollos» y que su Gobierno aprecia las inversiones de la empresa española. Además, apuntó que el descubrimiento de «cantidades muy grandes de gas» en aguas territoriales egipcias augura «un gran beneficio» para las inversiones en este sector. «Vamos a hacer funcionar todas las instalaciones relacionadas con esta inversión», ha añadido.