Los Reyes, junto con Don Juan Carlos y Doña Sofía, posan a su llegada al acto de celebración del 40 aniversario de la Fundación Reina Sofía y del décimo aniversario del Centro Alzhéimer que patrocina la misma entidad - EFE. Vídeo:_ YOUTUBE

El Rey homenajea a su madre por proyectar solidaridad en los 40 años de democracia

Doña Sofía agradeció «el apoyo y el cariño» de Don Juan Carlos, que le dio la oportunidad de crear su propia fundación y ayudar a los más necesitados

Actualizado:

El lunes fue un día muy especial para Doña Sofía: se celebraban 40 años de la gran obra de su vida, la Fundación Reina Sofía, que creó en 1977 con un pequeño capital aportado por ella misma -ya no se acuerda ni cuánto puso- y que, con el paso del tiempo, fue creciendo y ha permitido aliviar el sufrimiento de decenas de miles de personas en España y fuera de nuestras fronteras. «Una de esas pequeñas historias», dijo el Rey, que «se convierten también en grandes historias» gracias a «la constancia, el trabajo serio y los valores que la echaron a caminar».

Para conmemorar el aniversario se celebró un sencillo acto en el Centro Alzheimer de Vallecas, el proyecto estrella de la Fundación, donde Doña Sofía estuvo acompañada por Don Felipe, Doña Letizia y Don Juan Carlos, y también por algunas de las personas que la han ayudado, de una u otra forma, «a paliar el sufrimiento, allí donde se encuentre». En el acto sólo hubo dos intervenciones y breves: la del Rey y la de su madre, la Reina Doña Sofía.

El Rey destacó cómo la Fundación Reina Sofía ha acompañado a los 40 años de democracia. Y lo ha hecho, dijo, «desde el prisma de la solidaridad ciudadana y a partir de las nuevas posibilidades que se abrieron a la sociedad civil española bajo un régimen democrático y un indudable progreso económico que favoreció e incrementó la capacidad de proyectar solidaridad dentro y fuera de nuestras fronteras».

«La preocupación de mi madre»

«Mi madre, preocupada»Don Felipe, que a su vez creció en paralelo a la democracia y a la Fundación, recordó los inicios de la obra de su madre «con mucha ilusión, mucho esfuerzo... y no demasiados medios». Y desveló algunos momentos de los que él había sido testigo: «Yo puedo dar fe de ello pues fueron numerosas las ocasiones en las que percibí la preocupación de mi madre, la Reina Sofía, por encontrar los medios, las vías y los mecanismos para sacar adelante proyectos que, al final, se materializaban gracias al esfuerzo de muchas personas comprometidas».

En sus palabras de «reconocimiento y admiración, que también son palabras de cariño de un hijo a su madre», matizó, Don Felipe destacó la «humanidad y el compromiso» de su madre con las personas más desfavorecidas, y afirmó que su fundación ha prestado y lo sigue haciendo «un servicio ejemplar a quienes más lo necesitan». «Gracias, de corazón, por el gran ejemplo que todo ello supone, y en nombre de tantas personas que a lo largo de todos estos años han sentido de cerca esa ayuda y ese apoyo, no siempre material», afirmó.

Además, Don Felipe afirmó ante la Reina Doña Sofía que en «esta carrera de fondo, llena de éxitos», «siempre has contado con el apoyo de mi padre, el Rey Juan Carlos» y agregó: «Sin duda, ha valido la pena».

También Doña Sofía agradeció «muy especialmente al Rey Don Juan Carlos el apoyo y el cariño con el que me dio la oportunidad de crear mi propia Fundación y así poder trabajar en lo que más me podía ilusionar, ayudar a los más necesitados».

La madre del Rey recordó los comienzos de la Fundación Reina Sofía, hace cuarenta años, cuando sus actividades «se centraban en mitigar las precarias situaciones personales o familiares que llegaban a nuestro conocimiento, bien por solicitud de las mismas personas o por parroquias, ayuntamientos y otras organizaciones que conocían situaciones de desamparo».

Después, cuando se aprobó la ley de Fundaciones, se planteó metas más ambiciosas. Su labor se fue profesionalizando y empezó a financiar proyectos. Posteriormente, se volcó en el Centro Alzheimer y, en los últimos años, se dedicó a paliar los efectos de la grave crisis económica en España colaborando con Bancos de Alimentos, Cáritas y Cruz Roja, entre otros.

«Queda lo más importante»

«Nos queda lo más importante: vencer a la enfermedad», advirtió ayer Doña Sofía y anunció que «como nuevo objetivo, hemos decidido ampliar nuestra actividad en la lucha contra el resto de enfermedades neurodegenerativas, que son probablemente las más difíciles de combatir por originarse en la parte de nuestro cuerpo más desconocida: el cerebro».

Doña Sofía terminó su intervención con un recuerdo a «todos cuantos me han ayudado durante estos años» y con una petición: «Os pido que continuéis apoyando la labor que he intentado hacer desde mi Fundación. Todos juntos podríamos vencer la indiferencia que muchas veces las sociedades avanzadas hemos sido incapaces de doblegar». Tras la intervención de Doña Sofía, se emitió un emotivo vídeo, que es la nueva campaña de concienciación de la Fundación Reina Sofia para luchar contra el alzheimer. Cuando finalizó el vídeo, el Rey afirmó: «Después de este azote de conciencia y emotivo, me toca a mí cerrar este acto».

.