Canarias

Morales apunta a presiones "falsas y torticeras" para imponer el gas en Gran Canaria

"Nos están mintiendo para favorecer los intereses particulares que nada tiene que ver con el interés general", afirma el presidente grancanario

Morales mantiene su rechazo al gas en Gran Canaria
Morales mantiene su rechazo al gas en Gran Canaria - PDC

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, ha dicho este lunes que el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, "miente" con un "mensaje falso y torticero" por afirmar que Gran Canaria "quedará al margen" del desarrollo del transporte marítimo si mantiene su rechazo a la introducción del gas en la isla.

Morales, en rueda de prensa, acusó al consejero canario de Industria, Pedro Ortega, de ponerse al servicio de determinados grupos empresariales y de hacer "declaraciones peligrosamente irresponsables" pues "llama a invertir en una isla frente a otra" para caer "en una insensatez mayúscula".

Por su parte, Pedro respondió que "respeto a Antonio Morales como presidente del Cabildo de Gran Canaria y como persona, pero no puedo entender y no voy a permitir que se cuestione mi lealtad a Gran Canaria y a Canarias".

El presidente del Gobierno de Gran Canaria expresó sus dudas que a final de año comience a construirse, como ha afirmado Ortega, la planta regasificadora de Granadilla y que vendría a sustituir la producción de electricidad con fuel o gasóleo. Indicó que el debate del gas responde a "embates que cada cierto tiempo se producen auspiciados por los lobbies empresariales que no se resisten y que pugnan por el gas".

También negó que Gran Canaria "pierda competitividad" frente a Tenerife, si se instala la regasificadora en Granadilla, pues "lo que vamos a perder es la oportunidad de apostar por las renovables, que es el modelo a seguir".

El jefe del Gobierno de Gran Canaira afirmó en que "nos están mintiendo" para favorecer los intereses particulares que nada tiene que ver con el interés general, puesto que una regasificadora "no se necesita, porque las descargas de gas se hacen en estado líquido y el Puerto de Las Palmas tiene las condiciones para transportarlo". "Aun así, ese no es el camino, sino el de las renovables", insistió.

Negó que las energías renovable hayan llegado al 22 por ciento en 2016 a Gran Canaria y dijo que "estamos en el 8 por ciento, no pasando de ahí", porque "no se está haciendo el trabajo y poniendo la tierra necesaria para que las renovables penetren con garantía".

Afirmó que "todo lo que digo lo digo en base a lealtad, al cariño a mi tierra y en defensa de los intereses de Canarias". Agregó que "respeto que el Gobierno insular no quiera el gas, pero otra cosa es que yo me alinee con ello. Descartar el gas no es idóneo ni para Gran Canaria ni para Canarias", sentenció.

La planta de gas prevista en Arinaga, sureste de Gran Canaria, es la única de la UE que no se está ejecutando de acuerdo con las previsiones de la Comisión Europea, que dotó de fondos a la operación para su puesta en marcha antes de 2019. Una consignación presupuetaria de Bruselas a propuesta de las autoridades canarias sin consenso de los municipios de la comarca del Sureste de la Isla.

Desde junio Morales no hablaba de la planta de gas de Arinaga. El jefe del Gobierno de Gran Canaria apuntó el pasado mes de junio que bajo su mandato "no hay otro camino", por "más que se empeñen algunos en seguir apostando por el gas en Canarias". Destacó que abogar por el uso de gas en la isla es "una auténtica locura a tenor de lo que sucede en el mundo".

En un artículo de opinión del pasado verano, dijo que "el secreto para Canarias" está en la eficiencia, el ahorro, la generación distribuida, el autoconsumo, las centrales hidroeólicas, las plantas solares, los parques eólicos en tierra y en el mar, la geotermia, la aerotermia, la energía marina, la movilidad eléctrica, el tratamiento limpio de los residuos, la arquitectura bioclimática, la reforestación, la creación de industrias renovables, la formación de los jóvenes para hacer frente a un nuevo modelo energético. "Todo eso, menos el gas".

Morales apostilló en junio que la trayectoria de José Manuel Soria al frente de Industria fue negativa porque en ese periodo se tildó a los los autoconsumidores son de "depredadores" defendiendo el uso del gas, "que se nos pretende vender –por el Gobierno de Canarias también-, como el combustible fósil más respetuoso con el medio ambiente y el compañero ideal para la penetración de las energías renovables".

Destacó que "las presiones" de las petroleras "y las grandes empresas de generación energética" no cejan en su intento de "vendernos la idea de que el gas es un elemento de transición cuando en realidad lo que está haciendo es competir directamente con las energías limpias en el mundo, afortunadamente cada vez con menos éxito, a pesar de la complicidad de distintos gobiernos de turno".

Concluyó que "la lucha por seguir instalando plantas de regasificación, ciclos combinados y el resto de infraestructuras (redes, gaseoductos, depósitos, puertos, etc.) se recrudece en Europa, en España (con más virulencia) y nos lo pretenden introducir en Canarias con la misma dinámica, aun sabiendo que es imposible que se pueda después cortar su consumo mientras no se agoten los largos plazos de amortización de las inversiones".

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios