Las manos del alcalde de Yaiza, Lanzarote, Juan Francisco Reyes, en el juzgado al escuchar sentencia
Las manos del alcalde de Yaiza, Lanzarote, Juan Francisco Reyes, en el juzgado al escuchar sentencia - A. Tacoronte

El «drama» del político que intenta evitar prisión porque su «incidencia social es nula»

Un agente de UCO de la Guardia Civil lo definió como «el jefe» de una trama de corrupción de turismo en Lanzarote. El fiscal afirma que «regalaba licencias como churros». Hay unas 10.000 plazas hoteleras sin fecha de demolición

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Se llama Juan Francisco Reyes, definido en su momento por un agente de la UCO de la Guardia Civil como «el jefe» de una presunta trama de corrupción en la isla de Lanzarote, un hombre que viene del mundo de la agricultura y ganadería, hecho a sí mismo, considera que entrar en prisión por cometer presuntos delitos urbanísticos tras 14 años fuera del circuito financiero de la política, no tiene sentido.

Es lo que defiende a través de su abogado para no entrar en un centro penitenciario porque no su incidencia social sería nula. Está condenado a seis años de prisión y le pedían 25. Esta sentencia procede de un sumario que se llama «Caso Yate».

Lo del yate se lo vendría porque, en medio de la maraña de presuntos sobornos, hay un «barquillo» al que accedería a través de la fontanería tributaria que le fabricó un asesor fiscal. El barco se llama o llamaba «ElPachi».

Afirma que su situación económica es patética, que ya se arrepintió y que no volverá a la política municipal

Entre los ejes que debió defender en su momento la Fiscalía de Las Palmas se apuntaba que el exalcalde de Yaiza «aprovechó que el urbanismo estaba bajo su dominio, para recaudar importantes cantidades de dinero de los promotores» de hoteles, dando «de manera masiva». Habría algunos hoteles de lujo pendientes de demolición en Lanzarote por las gestiones de Reyes. Se estima que hay 10.000 camas fuera de cobertura legal y 30.000 puestos de empleo afectados.

De acuerdo con la Fiscalía, «tiene el récord de haber autorizado en tres días siete grandes establecimientos hoteleros en Yaiza, a sabiendas de la ilegalidad de su otorgamiento por su manifiesta contradicción con las normas urbanísticas en vigor». Tampoco estaba solo: el exsecretario municipal y el exjefe de la Oficina de Técnica de Urbanismo han estado acusados por la Fisclaía de «regalar licencias como churros». Estos últimos han quedado libres.

«No es peligroso»

Reyes, que forma parte de una organización que se llama Partido Nacionalista de Lanzarote (PNL) y alcalde entre 1998 y 2007, apunta que no debe entrar en prisión por problemas médicos y su «nula peligrosidad» para volver a poder cometer delitos. Y solicita no cumplir los citados seis años de forma «excepcional». Reyes de arrepintió y pagó 300.000 euros de sanción, que lo ha colocado «en una grave situación de penuria económica».

El escrito, al que ha tenido acceso ABC que incluye expdientes de enfermedades que tiene desde hace cuatro décadas, señala que «es evidente que la peligrosidad de mi representado es nula en este sentido, pues su abandono de cualquier actividad política junto a las circunstancias personales y físicas, hacen presumir con total probabilidad la misma».