Canarias

Cuando el Obispo Venegas decía que El Charco era una fiesta canaria "de hombres y mujeres desnudos"

15.000 personas se dan cita en esta fiesta, que cumple 250 años del intento de censura de la Iglesia

Fiesta de El Charco, Gran Canaria
Fiesta de El Charco, Gran Canaria - Oliver Weber
R.L.P. - @ABC_Canarias Las Palmas De Gran Canaria - Actualizado: Guardado en: Canarias

15.000 personas participaron el pasado domingo se celebra en Gran Canaria la fiesta del Charco de La Aldea, la laguna ubicada en el noroeste de la isla en búsqueda de pescado como ocurre cada 11 de septiembre.

La fiesta se realizó en el perímetro exterior de El Charco, que se señaló como es tradocional con una línea de cal que no fue sobrepasada de forma disciplinada por nadie hasta que, a las cinco de la tarde, tras una señal del alcalde, todos los presentes se lanzaron al agua. Algunos con cestos y otros no; pero el asunto estaba en atrapar a las lisas (peces) que había en El Charco.

Este año la celebración ha coincidido cuando se cumplen ahora 250 años de cuando el obispo de Canarias, Delgado y Venegas, planteó la excomunión de los que participaran en esta fiesta porque el "desorden que siempre ha habido en este lugar cuando se celebra la embarbasca o Fiesta del Charco (…) echándose en él y mezclándose hombres y mujeres casi desnudos (…) pecando mortalmente en tal depravada diversión (…)".

El obispo debió ir a La Aldea. De su visita, sentenció: "Que ninguna mujer se entre en el charco cuando se embarbasca ni en otra ocasión juntamente con los hombres, y a estos debajo de las mismas penas no lo hagan delante de las mujeres desnudándose enteramente y para esta excursión".

Cada 11 de septiembre, se celebra la Fiesta del Charco. Su origen está en la costumbre de embarbascar en los charcos costeros para pescar los peces con facilidad, una vez narcotizados. En aquella época se hacía con líquidos que salían de tabaibas y otras plantas.

En concreto, el obispo decía: "Que hallándose su Iltma. Informado del desorden que siempre ha avido en este lugar cuando se celebra la embarbascá o fiesta del Charco, que está donde dicen Mar Ciega, echándose en el mezclándose hombres y mujeres asi desnudos, olvidando con las obligaciones de cristiano, aquél pudor y vergüenza, natural de todo racional, pecando mortalmente en tan depravada diversión, no solo los que se echan en el charco, sino también aquellos que conociéndose frágiles en peligro próximo de caer en alguna tentación, se hallan presentes; por lo que siendo preciso dar una providencia que corte este abuso tan perjudicial a las buenas costumbres, manda su Iltma".

El obispo daba una opción si se queria saltar su normal: "Pena de excomunión mayor Ipso Fauto Incurrenda, de cuatro ducados de multa que se les sacarán aplicados dese luego a la fábrica de la iglesia y de quince días de cárcel. Que ninguna mujer se entre en el charco cuando se [embarque] ni en otra ocasión mezclándose con los hombres, y a estos bajo las mismas penas no lo hagan delante de las mujeres desnudándose enteramente…"

Los canarios respondieron de esta forma: Siguieron con su fiesta; pero entraban vestivos y calzados. En este 250 aniversario de la condena de El Charco por el entonces Obispado de Canarias una mujer valenciana, la funcionaria autonómica de Agricultura y concejal socialista de Albalat dels Sorells, Encarna Pérez-Herrero Rodríguez, ha sido la pregonera de las Fiestas de La Aldea.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios