Una expedición científica en el en el buque RRS James Cook
Una expedición científica en el en el buque RRS James Cook - Alex Ingle

¿Para qué sirve el telurio de Canarias?

Encuentran un primer yacimiento telurio en aguas españolas al sur de Canarias. Se trata de un mineral estratégico

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El barco oficial británico RRS James Cook inició a finales del pasado año su calendario de investigaciones para descubrir nuevas fuentes de metales raros bajos en carbono al noroeste de Canarias.

En estas operaciones, según ha podido constatar ABC, han participado los expertos Jon Taylor y Neil Crossouard, entre otros, que investigan con submarinos robóticos y aparatos de perforación respuestas sobre la formación de depósitos minerales marinos en el suelo del Atlántico que forma parte de las aguas territoriales de España.

Los expertos están localizando elementos que sean conductores tecnológicos como cobalto y el telurio, esenciales para nuevas tecnologías de energías renovables. Algunos de estos elementos están altamente concentrados en los depósitos del fondo marino y Canarias es un escenario en el que los científicos británicos quieren hacerse una composición de lugar.

Por ejemplo, los mayores niveles de enriquecimiento de telurio se encuentran en las cortezas de ferromanganeso del fondo marino que se forman en algunas montañas bajo el agua. Del telurio sale, por ejemplo, componentes para paneles solares. El Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido investiga el origen y la formación de estas costras. También estudia los posibles impactos ambientales que podrían derivarse de la extracción de los mismos minerales.

Jeremy Spearman, que encabeza la expedición, apuntó el pasado noviembre que la operación representaba una "oportunidad única para nosotros estudiar estas costras in situ, trabajando a una profundidad de miles de metros". El proyecto ha evaluado el potencial para la recuperación de elementos de base tecnológica utilizando tecnologías de extracción de baja emisión de carbono, tales como procesamiento y líquidos iónicos.

El papel de sostenibilidad sobre cualquier extracción de los depósitos es clave, "muchos de los cuales se encuentran en los territorios de los pequeños estados-nación con economías en desarrollo", agrega Spearman.

El buque James Cook tenía un vehículo operado por control remoto que despliega instrumentos en el mar a profundidades de agua de alrededor de 1.000 metros. Desde esa inmersión, se han grabado los datos a altas resoluciones espaciales y temporales. Mediante la recopilación de esta información, se experimentan sus potencialidades mineras.

La operación incluyó la instalación de dispositivos de medición de corrientes y la recopìlación de datos de perfiles verticales de salinidad y temperatura a profundidades de más de 4.000 metros.

Las muestras de agua y sedimento se han recogido también para análisis de laboratorio. Spearman señala que "tendremos en cuenta" que esos datos podrán servir para "actividades de extracción comercial" aunque la prioridad es "ayudar a establecer las mejores prácticas para la extracción de minerales del océano profundo".