José L. Jiménez - Tribuna Abierta

Bancarizar África José L. Jiménez

Dada la desaceleración del crecimiento interno de Marruecos, que esta semana celebra elecciones, la expansión en África de sus bancos es una medicina preventiva para asegurar la diversificación de los ingresos. Las empresas canarias tendrán más competencia en África

José L. Jiménez - @jljimenez Las Palmas De Gran Canaria - Actualizado: Guardado en: Canarias

La decisión este miércoles de Attijariwafa Bank, asociado al Santander, de comprar la filial de Barclays en Egipto supone un paso más en la ofensiva del capital marroquí por aumentar su poder financiero en África. Si Attijariwafa se hace con el negocio de Barclays con una potente red basada en El Cairo, una filial del Banco Atlántico de Marruecos, que esta semana celebra elecciones, ha abierto hace unos días en Guinea Bissau su primera sucursal. El objetivo está en la Eurolandia subsahariana: Unión Económica y Monetaria del África Occidental (Uemoa). El mercado financiero africano está siguiendo los mismos pasos que el euro, pero en clave subsahariana y con sede en Costa de Marfil. Europa, con su crisis financiera, va a perder este mercado.

Dada la desaceleración del crecimiento interno de Marruecos, la expansión en África de sus bancos es una buena medicina preventiva para asegurar la diversificación de los ingresos por el descenso del turismo y la bajada de remesas de emigrantes que viven en la UE. Y es que, al tiempo que esta semana celebra elecciones, en Rabat los técnicos están muy preocupados porque los ingresos no levantan cabeza y, como no haya lluvia en breve, la tensión puede ser horrorosa. Por eso, ha dado de plazo hasta el 19 de octubre a sus nacionales para que declaren los inmuebles y el dinero en efectivo que tienen en el extranjero. En el caso de Canarias, no se esconde que las fortunas que hay transitando con el dinero del pescado deben estar en una situación de vértigo.

Una nueva población dirigente que busca quitar el protagonismo europeo al mercado financiero africano. A este paso, en lugar de ofrecer seguridad jurídica a empresas occidentales, las islas Canarias van a tener que ofrecer la Zona Especial Canaria (ZEC) y los atractivos fiscales del archipiélago al ejército de empresas que, por lógica, acompañan siempre a las entidades financieras africanas en sus experimentos de bancarización. Las empresas canarias deberán competir en el mercado subsahariano con empresas de países como Marruecos con capacidad de acceso a músculo financiero.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios