Cultura

Vladislav, el jotero del Ejército Rojo que triunfa con La Dolores

El mítico Coro de las fuerzas armadas rusas causa sensación en internet tras incorporar la jota en su repertorio

Vladislav, el jotero del Ejército Rojo que triunfa con La Dolores
R. P. Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

La jota ha ganado una nueva voz. Se llama Vladislav, es ruso y le echa entusiasmo en sus actuaciones rememorando a La Dolores, la mítica protagonista de la copla del siglo XIX que, con relatos de amoríos, venturas y desventursas, hizo famosa a la ciudad zaragozana de Calatayud.

La Dolores se convirtió en fuente de inspiración para artistas de numerosas disciplinas. Con el paso de los años, la copla dio pie a obras dramáticas, a versos, a películas y, por supuesto, a la popular jota que se tornó en zarzuela.

Y ha sido precisamente de la zarzuela de La Dolores de la que el también mítico Coro del Ejército Rojo ha extraído una de sus piezas para incorporarla a su repertorio. El encargado de cantarla, con entusiasmo y bravura, se llama Vladislav Golikov. Es uno de los solistas de este apreciado coro de las fuerzas armadas rusas y su interpretación de la jota en cuestión está corriendo por internet como la pólvora desde hace unas semanas. En youtube suma ya más de 170.000 visualizaciones.

Vladislav se esmera en cantar «Aragón la más famosa», jota extraída de la zarzuela de La Dolores siguiendo la versión que hizo el compositor ruso Mikhail Ivanovich Glinka (1804-1857). Glinka visitó y recorrió España. Se enamoró de su música popular y la incorporó a sus creaciones. El resultado de uno de sus trabajos es esta versión de «Aragón la más famosa» a la que ahora pone voz Vladislav, enfundado en su uniforme del Ejército ruso.

Su cultivado vozarrón se entrega a la jota con tal empeño que tampoco falta el contoneo de su figura sobre el escenario conforme va cantando la pieza. Le pone ímpetu y entusiasmo, aunque -lógico- la vocalización le cuesta -no puede evitar que se le deslice la doble erre en el 'Arragón' de su jota-.

La versión es toda una novedad y todo un empuje exterior a la cultura aragonesa. Que el Coro del Ejército Rojo haya incorporado esta pieza es un espaldarazo más, en el extranjero, a la veterana tradición jotera. Eso sí, con versión instrumental adaptada en la que, por no faltar, no falta ni el acordeón tan propia de la música rusa y en este caso puesta al servicio de la jota.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios