PNV y PSE rechazan rendir homenaje a Miguel Ángel Blanco

El PP propone colocar una placa en honor al concejal vizcaíno, asesinado por ETA

BILBAOActualizado:

Los grupos municipales de PNV y PSE en el Ayuntamiento de Bilbao rechazaron ayer una propuesta para rendir homenaje al popular Miguel Ángel Blanco con motivo del vigésimo aniversario de su asesinato. La iniciativa, registrada por el PP, tenía como objetivo instalar una placa o un monolito en recuerdo del exconcejal vizcaíno, cuya muerte generó una reacción social masiva que marcó un antes y un después en la lucha contra ETA. El Consorcio debatirá y votará el próximo jueves la proposición, que será rechazada por la falta de apoyos.

El PP lamentó la «decepcionante» enmienda de modificación con la que el Ejecutivo local, regido por el grupo nacionalista en coalición con el PSE, volvió a mostrar su rechazo al reconocimiento de los damnificados por el terrorismo: «Este desmarque nos hace dudar de cuál es su grado de compromiso con las víctimas de ETA», advirtió el portavoz popular en el Ayuntamiento de Bilbao, Luis Eguiluz, que hizo hincapié en que no va a «consentir que nadie escurra el bulto con respecto a este asunto».

«Nosotros queremos que se recuerde ese antes y después en la lucha contra ETA como apoyo social a las fuerzas de seguridad y porque por primera vez el entorno terrorista se sintió acosado y se deslegitimó el terrorismo en todos los ámbitos», subrayó el mandatario popular, que añadió que tras la muerte de Blanco «el ciudadano fue más consciente que nunca que cualquiera podía ser víctima» de la banda. En esta línea, recordó que la protesta por la liberación del concejal es «la mayor que ha vivido Bilbao», pues se calcula que concentró a más de medio millón de personas "que salieron a la calle para intentar torcer el brazo" de la organización criminal y que no matara al concejal de Ermua: «Aquello fue una ejecución en directo –alegó–. El principio del final de la banda fue aquel secuestro, aquel asesinato y aquella manifestación».

Por otro lado, consideró que ya es hora de que el Gobierno del nacionalista Juan María Aburto «fuerce» a EH Bildu a desmarcarse de ETA, y pidió más compromiso para satisfacer las necesidades de aquellas personas que sufrieron de primera mano el terror. En este sentido, recordó al Ejecutivo bilbaíno que el PP ha participado en las reuniones organizadas «sobre todo tipo de víctimas», pero no ha sido llamado «para buscar un acuerdo o una tercera vía» al homenaje a los damnificados por la banda terrorista: «No ha habido ninguna voluntad de acuerdo, por tanto apoyan la proposición, no están de acuerdo con el homenaje a la reacción cívica» en la que desembocó el asesinato de Blanco.

Normativa municipal

No es la primera vez que el Gobierno de Bilbao rechaza rendir homenaje a los asesinados por ETA. El pasado marzo, el Ayuntamiento retiró más de una veintena de placas colocadas por Covite en los lugares de la capital vizcaína en los que se llevaron a cabo los crímenes. Ante las críticas del PP, el concejal del Área de Obras, el nacionalista Ricardo Barkala, aseguró que la decisión del Consorcio no tuvo «nada que ver con ideologías políticas ni con actuaciones discrecionales».

En este sentido, destacó que los carteles de Covite incumplían la normativa municipal, por lo que se vieron «obligados» a quitarlos. El propio Juan María Aburto subrayó que actitudes como la del colectivo «sobran, y más en ciudades como Bilbao», que es «referente de democracia y cumplidora con la Ley de Memoria histórica».