Mariano Rajoy, en un acto en Sevilla
Mariano Rajoy, en un acto en Sevilla - RAÚL DOBLADO

Rajoy llama al PP a «plantar cara a los oportunistas» y dice que su partido «no va a aceptar lecciones»

No ha citado explícitamente a Ciudadanos al hacer esos comentarios, pero se ha referido claramente a la formación de Albert Rivera cuando ha contrastado lo que supone el PP frente a otras formaciones

SevillaActualizado:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha participado este sábado en un acto del PP de Sevilla en el que ha llamado a su partido a dar la batalla para hacer valer su utilidad ante las próximas citas electorales y ha lanzado reproches a Ciudadanos por algunas de sus decisiones y la incógnita que supone. Lo ha hecho en el mismo día que Albert Rivera, el líder de la formación naranja, ha acudido en Barcelona a la manifestación de Policía Nacional y Guardia Civil por la equiparación salarial.

En el acto, Rivera ha sostenido que es una «reivindicación justa, de igualdad, de condiciones laborales y de dignidad», y ha recordado que Cs se ha comprometido a no apoyar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del próximo año si no se incluye una partida para igualar los salarios policiales.

Horas después, el presidente del Gobierno ha contestado a la «provocación» de Rivera en un acto en Sevilla. En la capital hispalense, Rajoy, sin citar expresamente a Ciudadanos, ha instado a su partido a hacer frente al oportunismo. Rajoy se ha mostrado convencido de que sus candidatos sabrán resistir los ataques «de toda forma de populismo» y, también, «plantar cara a los oportunistas, que de todo hay -ha apostillado- en la viña del señor». Ha añadido que el PP tiene muchas cosas buenas que contar y proyectos de futuro mientras que otros no tienen nada.

«Somos el partido más grande de España y, por tanto, se ruega que no se nos den lecciones, y estamos orgullosos de nuestros valores», ha resaltado antes de subrayar que el PP no es un partido de aficionados, sino muy curtido y bregado y que ha sabido superar momentos malos y ha aportado muchas cosas a España.

Tras estas palabras, el líder del PP se ha referido a la formación de Rivera cuando ha contrastado lo que supone el PP frente a otros partidos. Así, tras destacar que el PP responde siempre en los momentos difíciles, mientras que ya se sabe a dónde llevan las políticas de otros (en alusión al PSOE), ha considerado incluso peor que no se sepa qué se pueda esperar de algunos.

«Nunca han gobernado nada. Nunca han asumido ninguna responsabilidad por si se ve quiénes son realmente y porque creen que así son más fuertes», ha apostillado en clara referencia a Cs. Rajoy ha recordado que el próximo año habrá elecciones municipales, autonómicas y europeas y, ante ellas, ha animado a trabajar sin descanso al PP. Al de Sevilla, al de Andalucía, y al de toda España. Se trata, según ha explicado, de dar la batalla «barrio a barrio, casa a casa, todas las horas del día y todos los días de la semana». En esa tarea, ha instado a recordar todo lo hecho por el PP para demostrar que es un partido «útil» para los españoles.

A este partido ha reprochado directamente que no facilite que el PP tenga grupo propio en el Parlament y ha considerado que se trata de una decisión que tendrán que explicar tanto a sus votantes como a los del Partido Popular. Y ha incidido en sus críticas a Ciudadanos al lamentar que su abstención permitiera que se esté tramitando en el Congreso la derogación de la prisión permanente revisable, una medida que ha vuelto a defender el presidente del Gobierno.

En relación con la situación en Cataluña, además de afear a Cs su actitud con el PP en el Parlament, ha pedido que haya cuanto antes un Govern que respete la legalidad.

Para ello ha instado a actuar con responsabilidad y ha advertido de que «una sola persona situada fuera de la realidad (en alusión a Carles Puigdemont) no pude condicionar el futuro de todos».«No se puede presidir ningún gobierno viviendo fuera de España. No se puede pretender ser investido sin acudir al Parlamento a explicar las razones por las que se pide el voto, y no se puede pretender vivir fuera de España y saltarse el control al que la oposición tiene derecho en el Parlamento. Eso -ha precisado- es de puro sentido común».