España

La presidenta balear intenta zanjar la crisis abierta en su Ejecutivo con cambios en tres consejerías

La socialista Francina Armengol había afirmado en estas últimas semanas que el actual tripartito sería «un ejemplo» de forma de gobernar para el resto de España

Francina Armengol, presidenta del Gobierno balear
Francina Armengol, presidenta del Gobierno balear - EFE
JOSEP MARIA AGUILÓ - abcespana Palma De Mallorca - Actualizado: Guardado en:

La presidenta del Gobierno balear, la socialista Francina Armengol, ha anunciado este miércoles una triple remodelación en el Ejecutivo que preside, después de que el pasado viernes hubiera presentado su renuncia la consejera autonómica de Participación, Transparencia y Cultura, Esperança Camps. En la presente legislatura, la Comunidad está presidida por Armengol gracias al pacto de gobernabilidad suscrito hace diez meses entre el PSOE, la coalición econacionalista MÉS y Podemos. Esta última formación no cuenta con consejeros autonómicos y sólo da su apoyo externo a Armengol.

Desde la celebración de las elecciones legislativas del pasado 20 de diciembre, Armengol había afirmado en diversas ocasiones que el actual tripartito balear sería «un ejemplo» de forma de gobernar para el resto de España, en relación a un posible Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez con el apoyo de Podemos y de las formaciones nacionalistas. En Baleares, en la actual legislatura tanto Ciudadanos como el PP se encuentran en la oposición en las principales instituciones.

La ya exconsejera Camps había sido propuesta en su momento por MÉS, por lo que Armengol se ha visto obligada a nombrar ahora como nueva responsable de Participación, Transparencia y Cultura a una integrante de la citada coalición econacionalista, Ruth Mateu, que en la actualidad era la secretaria general de la mencionada área. Camps anunció el pasado viernes que renunciaba como consejera por la falta de apoyo de MÉS. Además, criticó muy duramente a varios altos cargos de su departamento.

El segundo cambio en el Gobierno balear afecta a la Consejería de Territorio, Energía y Movilidad, que hasta el momento dirigía el socialista Joan Boned. En este caso, el abandono de Boned se produce tras varios meses de enfermedad y tras haber sido sometido a una operación quirúrgica muy recientemente. Su sustituto será el también socialista Marc Pons, que hasta ahora era el consejero de Presidencia y portavoz del actual Ejecutivo autonómico.

Para relevar a Pons en Presidencia, Armengol ha situado a una persona de su máxima confianza como nueva consejera y portavoz, la socialista Pilar Costa, con el propósito de intentar reforzar la imagen del Ejecutivo regional, que en estas últimas semanas se ha visto afectada por diversas controversias.

De hecho, la dimisión de Camps supuso la segunda crisis importante en el seno del actual tripartito en apenas un mes, tras los problemas habidos entre el PSOE, MÉS y Podemos para la aprobación de la nueva «ecotasa». La implantación de este impuesto turístico fue aprobada finalmente el pasado mes de marzo por el Parlamento regional con el apoyo de estas tres formaciones, a pesar de que aún ahora continúan las discrepancias en relación al uso que se dará al dinero recaudado.

En su comparecencia ante los medios, Armengol ha afirmado este miércoles que es necesario «hacer de la adversidad una oportunidad de fortalecer» al Gobierno autonómico. Asimismo, ha indicado que el Ejecutivo que preside seguirá «la hoja de ruta marcada por los acuerdos de gobernabilidad, en un marco de inestabilidad política a nivel estatal», algo que a su juicio «requiere un Govern más fuerte, más reivindicativo y con más fuerza política». Por último, ha destacado que «por primera vez en la historia» de la Comunidad, habrá más mujeres que hombres en el Consejo de Gobierno del Ejecutivo regional.

Por su parte, la portavoz parlamentaria del PP, Margalida Prohens, ha lamentado que no se haya eliminado la Consejería de Participación, Transparencia y Cultura, que considera «innecesaria». Prohens también ha señalado que la remodelación anunciada este miércoles demostraría que Armengol dirige un tripartito «débil» políticamente.

En relación a la remodelación realizada por Armengol, el portavoz de Ciudadanos en el Parlamento autonómico, Xavier Pericay, ha dicho este miércoles que sería una muestra de la «debilidad» del Ejecutivo que preside la líder socialista. Al mismo tiempo, Pericay ha señalado que el mantenimiento de Participación, Transparencia y Cultura obedecería a que se trata de una «Consejería cuota» de MÉS en Menorca, para que esta formación tenga «su parcela de poder».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios