Vídeo:: El nacimiento de Tabarnia de manera oficial - EP

¿Por qué a Podemos no le gusta Tabarnia?

Los de Iglesias creen que la iniciativa, «medio en broma, medio en serio», ahonda en la fractura social catalana

MadridActualizado:

El fracaso de la candidatura de Podemos en Cataluña ha forzado a los de Iglesias a seguir una doble estrategia: recuperar la agenda social, alejándose de cualquier cuestión sobre lo que denominan «guerra de banderas»–que no es otra cosa que la cuestión territorial– y, fruto de esto, recuperar también el tono serio y las situaciones de las personas más desfavorecidas como pilares fundamentales de sus mensajes. Tabarnia forma parte de la cuestión territorial y, además, nació como una suerte de ironía jocosa que buscaba utilizar el argumentario independentista contra sus propios promotores.

«Ya está bien de tomar el pelo a la gente», aseguró Pablo Iglesias el pasado martes durante una entrevista televisiva. No se sabe con certeza si al líder de Podemos le agrada o no la idea de Tabarnia, pero lo que sí está claro es que considera que ahora no es un buen momento para hablar de ello. «Me parece muy bien que los señores de Tabarnia hagan el circo, pero en este país hay mucha gente que no quiere que les sigan tomando el pelo», insistió.

Desde su vuelta del parón navideño, Iglesias no quiere ni oir hablar de Cataluña. Asegura sentirse «cansado» y admite que el tema le «aburre». También admitió ante el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos que habían errado en su estrategia de cara a las elecciones del 21 de diciembre y que eso les había llevado al fracaso electoral. Según su análisis, la polarización entre el bloque independentista y el constitucionalista ahogó su mensaje, que recibió críticas hasta del líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, por no haber permanecido constante en el tiempo.

Tabarnia, de momento, está en Cataluña, y nació y vive en la lógica territorial e identitaria que ahora aborrece a Iglesias. Pero antes de que el líder de Podemos alzara la voz para pedir seriedad ante esta iniciativa, otras voces de la formación habían deslizado ya sus controversias.

Este es el caso de la secretaria de Plurinacionalidad y Diversidad Territorial de Podemos, Meri Pita, que unos meses atrás, antes de las elecciones catalanas, daba ya una valoración sobre este fenómeno. «No cabe duda de que la irónica representación del enfrentamiento que actualmente divide en dos a la sociedad catalana, tiene como telón de fondo la DUI y la aplicación del 155. Y en este sentido, la solución salomónica que Tabarnia podría representar –si es que algún día llega a plantearse al menos la posibilidad de su aplicación real– no haría sino materializar la fractura social que irresponsablemente ha sido alentada durante este conflicto por meros intereses partidistas», aseguraba entonces Pita.

«Tabarnia», continuaba, «medio en broma medio en serio, materializa a la perfección el escenario al que nos quieren arrastrar unos y otros, con posiciones cada vez más enconadas y menos posibilidades de llegar a acuerdos que satisfagan a las mayorías».