La nota que su propio electorado le pone a Pedro Sánchez ha ido a menos en los últimos meses
La nota que su propio electorado le pone a Pedro Sánchez ha ido a menos en los últimos meses - Fabián Simón
Política

Pedro Sánchez, cada vez más cuestionado por los votantes socialistas

A un 83% no les satisface la gestión del partido, y la imagen de Sánchez pierde puntos entre su electorado

Actualizado:

El PSOE sigue sin encontrar el rumbo ante su propio electorado, cada vez más crítico con su líder y con la labor del partido, que insatisface a la mayoría de los votantes socialistas, según remarcan los sondeos. El más reciente en confirmar esta tendencia es el último Barómetro del CIS. Pedro Sánchez no convence entre su propio electorado y eso sigue lastrando al PSOE.

El paso del tiempo no logra corregir esa imagen que proyecta en su propio caladero de votos. De hecho, ha ido a peor en los últimos meses, hasta tal punto de que, hoy por hoy, la labor del PSOE solo convence claramente al 17% de quienes votaron al PSOE en las generales de junio de 2016, según acaba de desvelar el sondeo del CIS. Al 83% de sus propios votantes no les satisface el rumbo del Partido Socialista o lo censuran abiertamente.

Pedro Sánchez es un líder poco valorado por quienes confiaron en el PSOE en las elecciones generales de junio de 2016: ahora solo otorgan al secretario general de los socialistas un aprobado raspado, un 5,86 de media. Es una nota claramente inferior al 6,48 que obtiene Mariano Rajoy entre los votantes del PP, pese a que los populares también atraviesan momentos complicados por la competencia de Ciudadanos.

Pedro Sánchez ha ido perdiendo fuelle en cuestión de meses, no rentabilzia la erosión del PP -que monopoliza Ciudadanos- y solo aprovecha una porción del electorado que se le está fugando a Podemos, porque también en este caladero pesca Cs. En octubre, Sánchez obtenía más nota que ahora, una puntuación de 6,06 entre los propios votantes socialistas, y eso que por entonces ya le cuestionaban abiertamente: más de la mitad desconfiaban de Pedro Sánchez al frente del partido y como cabeza de cartel –un 43,1% decían que confiaban poco en él, y un 8% aseguraban que nada-.

La estrategia marcada por Sánchez y su equipo tampoco está despertando entusiasmo entre su base electoral. El sondeo del CIS de octubre desveló que únicamente el 20% de los votantes socialistas calificaban de «buena» o «muy buena» la labor que estaba realizando el PSOE en la oposición. Ahora ese porcentaje se ha hundido hasta el 16,8%, mientras que el 22,5% de sus votantes tildan la gestión del PSOE de «mala» o «muy mala», y el grueso del electorado socialista, el 57,9%, le otorga un «regular».

El resultado de este panorama -un líder que no convence y un partido cuya estrategia no entusiasma entre su propio electorado- es el cada vez menor número de votantes que se mantienen absolutamente fieles al PSOE. En octubre del año pasado, el 28% de quienes votaron a este partido en las generales de 2016 aseguraban que le volverían a votar con absoluta seguridad, sin un ápice de duda. Ese porcentaje ha caído, en apenas cuatro meses, hasta quedarse ahora en un 20,1%.