Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias
Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias - EFE

Manos Limpias pide devolver el caso ERE a la instrucción

El PP reclama «revocar» la personación de Manos Limpias por «convertirse en defensa»

SevillaActualizado:

Manos Limpias, acusación popular en la pieza política de los ERE contra 22 excargos de la Junta, ha apoyado la petición de las defensas de devolver el caso a la instrucción mientras la otra acusación popular, el PP-A, ha pedido «revocar» la personación de Manos Limpias por «convertirse en defensa».

En su turno de réplica a las cuestiones previas planteadas por las defensas, Manos Limpias ha respaldado que se anule la instrucción de esta causa desde que la asumió en enero de 2016 el juez Álvaro Martín por vulneración del derecho al juez natural predeterminado, ya que él no era el titular del juzgado de instrucción 6 sino el juez de refuerzo.

Para el letrado de Manos Limpias, Rafael Prieto, «se hicieron mal las cosas» y aunque anular la instrucción de Martín suponga retrotraer la causa al punto en el que estaba hace dos años, anulando el procesamiento por malversación, prevaricación y asociación ilícita de los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, entre otros, ese es el «mal menor».

Continuar con el juicio sería, ha explicado, arriesgarse a que tras la sentencia las defensas pidan la nulidad en el Tribunal Supremo e incluso lleguen hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por vulneración de un derecho fundamental como es el derecho al juez natural predeterminado.

No es la única petición de las defensas que la acusación de Manos Limpias, a las que los abogados de los acusados han pedido expulsar de la causa, ha apoyado.

En el planteamiento de sus cuestiones previas solicitó al tribunal, igual que las defensas, que excluyera del proceso el delito de asociación ilícita del que acusa sólo el PP-A, que pide por él dos años de cárcel para todos los acusados, alegando que «no puede ser cómplice» de una «angustia innecesaria» de los procesados, sobre todo aquellos que como el expresidente andaluz Manuel Chaves sólo afrontan penas de cárcel por este delito. La Fiscalía también apoya esta petición de las defensas.

El PP ha criticado a Manos Limpias por «subvertir su posición procesal y convertirse en defensa» y ha solicitado «revocar» su personación como acusación popular, si bien el magistrado presidente del tribunal, Juan Antonio Calle, ha cortado al letrado del PP porque no planteó su expulsión en sus cuestiones previas (como hicieron las defensas) y ya no puede hacerlo.

Antes de cortarle, el letrado del PP ha denunciado que en otras piezas del caso ERE Manos Limpias ya actuó igual, mencionando expresamente que pidió la imputación del expresidente de Unicaja Braulio Medel y luego solicitó que se archivara la causa contra él, como así ocurrió.

Luego supieron, según el abogado del PP, que la petición de imputación era para «extorsionar» -el secretario general de Manos Limpias Miguel Bernad es investigado por la Audiencia Nacional por actuar así con diferentes personas en connivencia con Ausbanc- y «no queremos pensar que se siga en las mismas».