Miguel Bernad, durante la rueda de prensa que dio el pasado 29 de diciembre en un hotel de Madrid - EFE / Vídeo: El PP pide que Susana Díaz declare como testigo en el juicio de los ERES

Bernad engaña a la Audiencia de Sevilla para que Manos Limpias siga en los ERE

Se «inventa» una reunión en su casa para sustituir al presidente y el vicepresidente del sindicato, fallecidos, sin celebrar una asamblea general, como fijan sus estatutos, y lo presenta al juzgado. Hasta el tesorero desconoce su nombramiento

MadridActualizado:

Miguel Bernad, para quien la Fiscalía de la Audiencia Nacional pide 24 años y diez meses de cárcel en la operación Nelson, ha creado una nueva Junta Directiva de Manos Limpias utilizando varias tretas para presentarla ante la Audiencia Provincial de Sevilla y poder seguir en el juicio de los ERE.

El presidente del sindicato, Francisco Jiménez, falleció en febrero de 2016, y el vicepresidente, Manuel Linares, solo un mes después. A estos fallecimientos se sumó luego el de un miembro de la Junta Directiva. Estos sucesos obligaban a Manos Limpias a la celebración de una asamblea general en la que los afiliados eligieran una nueva Junta Directiva. Tres artículos de los estatutos del sindicato -17, 23 y 25- especifican que las competencias para elegir al presidente y al vicepresidente de la organización son exclusivas de la Asamblea General: «Son funciones y competencias de la Asamblea General elegir al presidente y a los miembros de la Junta Directiva Nacional».

La documentación presentada en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla acredita que Bernad se ha saltado todas las obligaciones legales, ya que ha creado una nueva Junta Directiva mediante una «reunión extraordinaria». El acta presentada como prueba ni siquiera dice quiénes asistieron a esa reunión extraordinaria, algo insólito -por irregular- en un sindicato, asociación, fundación o sociedad mercantil. La supuesta reunión se celebró el pasado 20 de diciembre en el domicilio particular de Bernad, el número 9 de la calle Quintana, en Madrid, ya que Manos Limpias carece de sede.

Acta de la supuesta «junta extraordinaria» de Manos Limpias
Acta de la supuesta «junta extraordinaria» de Manos Limpias-ABC

Bernad necesitaba este acta porque varias defensas del caso de los ERE cuestionaron la legitimidad de Manos Limpias para estar en el proceso después de que la Fiscalía de la Audiencia Nacional pidiera su disolución, junto a la de Ausbanc, por tratarse de una organización criminal dedicada a la extorsión, como acreditó la UDEF. Este martes, el abogado que lleva la acusación de Manos Limpias en los ERE, Rafael Prieto, aseguró que ha presentado documentación a la sala acreditando que «se ha renovado la cúpula del sindicato». Sorprendió a la Sala por su defensa de los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

El supuesto tesorero, a ABC: «No sé de dónde saca esa información, pero yo no he sido renovado en Manos Limpias»

El acta presentada por Bernad sostiene que han sido ratificados varios cargos de la Junta Directiva saliente, entre ellos el del tesorero, José Valenzuela. ABC se ha puesto en contacto con él y ha sido tajante antes de cortar la comunicación: «No sé de dónde saca usted esa información, pero yo no he sido renovado como tesorero de Manos Limpias y no le voy a dar más información». Obviamente, no debió asistir a la misteriosa «junta extraordinaria» en casa de Bernad cuyos asistentes no figuran en ningún documento.

Presidente insolvente

El nuevo presidente de Manos Limpias pasa a ser Antonio Victoriano Ruiz Arroyo. Las referencias que aparecen sobre él en archivos públicos son relativas a problemas judiciales. El Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid publicó el 31 de diciembre de 2015 que el Juzgado de lo Social número 1 de Madrid declaraba la «insolvencia provisional total del ejecutado don Antonio Victoriano Ruiz Arroyo» relativa a una deuda de 3.442,94 euros. El nuevo vicepresidente, Demetrio Gallego, es el delegado de Manos Limpias en Castilla y León.

Por otro lado, la Asamblea General de Manos Limpias debe reunirse al menos una vez al año, según los estatutos, extremo que tampoco se ha cumplido. Como desveló ABC en varias informaciones, Manos Limpias no celebraba asambleas ni reuniones de la Junta Directiva, sino que Bernad confeccionaba los documentos necesarios para el funcionamiento del sindicato y citaba reuniones inexistentes, ya que él era -y es- la única persona con poder real en el sindicato. Así se confeccionó el acta con la que Manos Limpias se personó como acusación popular en el caso Nóos.

Los sindicatos, al igual que los partidos políticos, están obligados por ley a gobernarse de forma «democrática». Solo los afiliados de Manos Limpias pueden elegir una nueva Junta Directiva a través de una asamblea, pero incluso el número de miembros del sindicato ha sido siempre un misterio. Según declaraciones públicas de Miguel Bernad, sus afiliados son unas veces 6.000, otras 4.500 y otras 5.700.

El acta presentada en la Audiencia de Sevilla también establece que «se ratifican los plenos poderes otorgados en su día al Secretario General». Bernad manejaba el sindicato con los poderes que le firmó el presidente, pese a que hace casi dos años que este falleció. Por otro lado, el cargo de secretario general es inexistente en los estatutos de Manos Limpias. Oficial y legalmente Bernad solo es el secretario del sindicato, según la información oficial depositada en el Ministerio de Empleo.

El caso de los ERE es distinto al de la Infanta Cristina, a la que solo acusaba Manos Limpias, ya que la Fiscalía y otras partes personadas -el PP-, han acusado a los miembros de la trama, entre ellos los citados Chaves y Griñán, motivo por el que han podido ser procesados.