La Guardia Civil rechazará la oferta de Interior si la equiparación salarial no alcanza los 1.500 millones

Las ocho asociaciones del cuerpo piden que la subida sea durante los ejercicios 2018, 2019 y 2020. Eso es 500 millones por partida presupuestaria. Interior se reunirá el próximo día 16 con Policía y Guardia Civil para abordar la cuestión

MadridActualizado:

Las ocho asociaciones de guardias civiles representadas en el Consejo del cuerpo rechazarán el martes la oferta del Ministerio del Interior sobre equiparación salarial si no incluye una partida de 500 millones de euros para cada uno de los ejercicios del periodo 2018-2020.

Así lo manifiestan en un comunicado conjunto después de haber recibido por correo electrónico, según dicen, la propuesta del Ministerio que se debatirá en una reunión del Consejo el próximo día 16.

«Sin cifras ni plazos de tiempo, las asociaciones profesionales de la Guardia Civil no suscribirán el acuerdo propuesto por el Ministerio del Interior sobre equiparación salarial», reza el comunicado.

Subrayan que ese día no aceptarán «otra cosa que no sean 500 millones de euros en cada una de las tres partidas presupuestarias siguientes, comenzando en 2018 y hasta la de 2020. En total, 1.500 millones de euros y dedicadas exclusivamente para equiparación salarial».

La propuesta, a la que ha tenido acceso Efe, no recoge ninguna cifra, pero reconoce que la reivindicación de equiparación salarial de guardias y policías nacionales con otros cuerpos se ha incrementado y «logrado un importante apoyo social».

Interior justifica el inicio de la equiparación en la salida de la crisis económica, el sobre esfuerzo de los agentes por el nivel 4 de alerta antiterrorista y, sin nombrarla, la crisis en Cataluña, en la que se han «superpuesto» actividades por parte de distintos cuerpos policiales y ha puesto de manifiesto lo «injusto» de la existencia de distintas retribuciones por similares trabajos .

Por ello, propone mejorar las retribuciones de los agentes de las fuerzas de seguridad del Estado para su equiparación progresiva con otros cuerpos, y quiere que el esfuerzo presupuestario que se haga, que no cuantifica, incida en los aspectos que mejoren la eficacia y eficiencia.

Reorganizar las cuantías del componente específico existente en la actualidad, mejorar las capacidades de las unidades con mayor disponibilidad, potenciar la carrera profesional incentivando los ascensos, un nuevo despliegue territorial de la Guardia Civil adecuado a las nuevas necesidades y reducir al máximo las tareas administrativas son propuestas incluidas en la oferta.

Asimismo, señala la necesidad de invertir en mejores materiales, como chalecos, escudos, vehículos, comunicaciones, etcétera, y en la mejora y mantenimiento de las instalaciones de los dos cuerpos, así como en la construcción de nuevas.

Pero a las asociaciones no les ha gustado esta oferta que, según precisan, ha incumplido «la necesidad de abordar ese documento mediante un debate previo en el que se puedan aportar ideas nuevas, se concreten las existentes o aportar nuevas cláusulas con el objeto de dotar al acuerdo del necesario consenso».

Reconocen que se abordan importantes cuestiones de personal, aunque «de forma imprecisa», pero «se olvidan otras fundamentales como el nivel educativo exigido para el acceso al Cuerpo o las titulaciones obtenidas al acceder a las diferentes escalas en las que la Guardia Civil está claramente a la cola». Olvida también, a juicio de las asociaciones, la retribución de las horas extraordinarias o por servicios nocturnos o festivos, la acción social, las retribuciones en reserva, etcétera. Sí asumen las necesidades de material, instalaciones, de personal y, en general, una mejora de las condiciones profesionales de los guardias civiles, porque «esa es nuestra razón de ser».

Por último, lamentan que sus propuestas deban hacerse por medio de un comunicado público «al haber negado la interlocución previa a los legítimos representantes de los guardias civiles por parte de la Dirección General del Cuerpo».