España

El Gobierno agotará las vías políticas antes de impugnar las cuentas de Cataluña

El ministro de Justicia dice que esperarán a que se aprueben los Presupuestos para impugnarlos. El Gobierno convoca la Conferencia de Presidentes para mediados de enero

Santamaría, con Urkullu en la jura de su cargo como lendakari, en Guernica
Santamaría, con Urkullu en la jura de su cargo como lendakari, en Guernica - Reuters

El Gobierno sigue vigilante ante los posibles incumplimientos de la ley en Cataluña o en cualquier otra región de España, pero como signo de su «firme voluntad» por el diálogo anticipa que agotará todas las vías políticas antes de «anticipar ninguna conflictividad» en los tribunales. De momento, no impugnará los presupuestos catalanes hasta que no sean aprobados, según dijo ayer el ministro de Justicia, Rafael Catalá, que rebajó así los decibelios ante el desafío soberanista aplazando un hipotético recurso a las cuentas.

El ministro de Justicia defendió que existen otros «mecanismos para encontrar solución a los conflictos» antes de acudir a los tribunales. Y aunque insistió en que «nadie está por encima de la ley» y que Cataluña no puede destinar partidas económicas a la convocatoria de un referéndum, por no ser de su competencia, aseguró que el Gobierno «no va a anticipar ninguna conflictividad».

Cumbre autonómica

En ese misma línea, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció que la Conferencia de Presidentes será convocada a mediados de enero. El Gobierno quiere estrenar el año político otorgando el mayor empaque posible a la cita autonómica en el Senado, donde pretende que se debatan los grandes pactos de Estado de la legislatura. Santamaría señaló que ya ha hablado con los presidentes autonómicos socialistas, también con el lendakari, Iñigo Urkullu, y el dirigente catalán, Carles Puigdemont. Yaunque no pudo confirmar su presencia, aseguró haber hallado, en general, una buena disposición a participar en la Conferencia autonómica, que no se reúne desde octubre de 2012.

El Gobierno de Mariano Rajoy, sin mayoría suficiente en el Congreso, desea ahora convertir la cita autonómica en el Senado en «el principal órgano de cooperación y coordinación entre administraciones». Así se lo anunció al portavoz del PSOE en la Cámara Alta, Vicente Álvarez Areces, quien le preguntó por ello en la sesión de control. El Ejecutivo insta a los barones socialistas a convertir la Conferencia de Presidentes en un elemento clave para la «arquitectura institucional».

El siguiente paso ahora es pactar qué asuntos políticos estarán en la agenda de enero, a los que se quiere dar continuidad, y evitar que la Conferencia se quede en una simple retahíla de los problemas económicos delas comunidades. Citó temas como la recuperación económica, el empleo y el sistema de pensiones. «Queremos darle un nuevo enfoque político», reconoció la vicepresidenta a los periodistas en los pasillos del Senado, convendida de que la falta de plenos parlamentarios en enero remarcará el protagonismo de la cita.

Santamaría confirmó, como adelantó ABC, que el Gobierno reforzará las comisiones bilaterales de cooperación con las autonomías para intentar dirimir las diferencias sobre legislación antes de acudir al Tribunal Constitucional.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios