España

El Gobierno está dispuesto a relajar los litigios judiciales con el País Vasco

El Ejecutivo admite al PNV que algunos recursos a sus leyes son revisables. Los nacionalistas lo exigen para negociar los Presupuestos

La vicepresidenta Santamaría asistió el sábado a la jura de Urkullu como lendakari
La vicepresidenta Santamaría asistió el sábado a la jura de Urkullu como lendakari - Reuters

El Gobierno de Mariano Rajoy está dispuesto a revisar, en el marco de la Comisión Bilateral de Cooperación con el Ejecutivo de Vitoria, algunos de los 17 recursos interpuestos por la Abogacía del Estado sobre leyes o decretos vascos aprobados en la pasada legislatura. El Ejecutivo del PP atendería así a la principal condición fijada por el PNV para entrar a negociar los Presupuestos Generales de 2017. Los cinco escaños del grupo nacionalista vasco son claves en un eventual acuerdo con Ciudadanos y los canarios, siempre y cuando el PSOE mantenga su rechazo actual a negociar las cuentas.

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, confirmó el domingo que están abiertos a «negociar sin complejos» los Presupuestos con Rajoy, como ya hicieron antes con José María Aznar. Pero antes de sentarse exigen al Ejecutivo un «cambio de actitud» en la relación «bilateral» con el País Vasco. Denuncian que la administración general ha laminado competencias autonómicas recurriendo ante el Constitucional y el contencioso-administrativo numerosas leyes y decretos vascos. Y el Ejecutivo está dispuesto a revisar algunos de esos recursos, según confirman a ABC desde las dos partes implicadas.

En total, según el recuento de la Abogacía del Estado, se han recurrido 17 leyes o decretos por entender que excedían el nivel de autogobierno. En sentido contrario, el Gobierno de Vitoria ha interpuesto 34 recursos contra la legislación básica.

«Hay celo extremo»

El mensaje que se ha trasladado en los últimos días desde el Gobierno a Sabin Etxea es que existen algunas diferencias subsanables. «Nos han reconocido que los funcionarios del Estado han podido ser demasiado severos a la hora de interpretar e interponer los recursos. Que ha habido un celo extremo tras muchos años de falta de control sobre las autonomías», asegura un dirigente nacionalista.

También en el PP reconocen que la puerta de negociación con el PNV en el seno de la Comisión Bilateral de Cooperación está abierta. «Algunos gestos se pueden hacer ahí», admite uno de los principales interlocutores del PP con Sabin Etxea. Será en esa mesa bilateral entre ambas administraciones donde se certifique el futuro deshielo entre el PPy el PNV.

De momento, el nuevo clima de diálogo se hizo patente el sábado durante la jura del lendakari Iñigo Urkullu, a la que asistió la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, quien prometió estrenar un tiempo de «lealtad y colaboración». Su interlocutor político con el Gobierno vasco será el portavoz, Josu Erkoreka, con quien ya trabó complicidades en su etapa de ambos en el Congreso.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios