España

El francotirador que simuló atentar contra el Rey desde un hotel fue denunciado por el Real Madrid

La Audiencia Nacional absuelve al acusado, para quien la Fiscalía pedía nueve años de cárcel, del delito de tenencia de armas de guerra

El Rey, en el desfile de su proclamación
El Rey, en el desfile de su proclamación - San Bernardo y Ángel de Antonio

12 de octubre de 2012: los militares del Ejército desfilan por las calles de Madrid para celebrar la Fiesta Nacional. Desde la habitación 432 del hotel The Westin Palace de Madrid, Santiago Sánchez, oculto tras un pasamontañas, fingía que apuntaba al Rey Juan Carlos con armas de fuego y rifles de precisión con mira telescópica. Sonó un disparo. Y lo grabó todo en un vídeo con un montaje en el que parecía que de verdad había efecutado el disparo.

19 de junio de 2014: España entera atiende a la proclamación de Felipe VI, Rey tras la abdicación de su padre. Desde la ventana de la habitación 412 del hotel Villareal, que enfocaba a la carrera de San Jerónimo de Madrid, Santiago Sánchez le apuntaba con un trípode adaptado como arma de fuego de largo alcance y con mira telescópica. Sonó un disparo. Era una simulación. El arma era inútil.

La Audiencia Nacional ha absuelto a este internauta, para quien la Fiscalía pedía nueve años de prisión, de los delitos de depósito de armas y municiones de guerra y de tenencia de armas de fuego, al considerar que las armas que aparecían en los vídeos (todas reales) no eran de guerra, que muchas estaban inutilizadas o inservibles, y que Sánchez tenía licencia para adquirarlas todas de forma legal.

Las armas empleadas en los vídeos por el francotirador escondido eran reales: un rifle marca Samopal, un revólver Astra, un rifle Cetme, una pistola Beretta, una pistola Glock, dos rifles Uzi y un rifle MKE. Todas ellas fueron adquiridas por Santiago Sánchez entre 2010 y 2014 de forma legal, explica la sentencia de la Audiencia.

Según declaró en la vista oral, su objetivo era demostrar la falta de seguridad que observaba y que su intención era hacer llegar los vídeos al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la Casa Real y a otras autoridades e instituciones, como el Real Madrid. El club de fúbtol fue precisamente quien interpuso la denunció que abrió la investigación al recibir una comunicación sobre la inseguridad que afectaba al propio Real Madrid y a sus futbolistas.

El acusado publicó en internet «de una manera pública y abierta diversos vídeos en los que simulaba atentados contra el Rey Juan Carlos I, el Rey Felipe VI, contra la Príncesa de Asturias Leonor, el presidente del Gobierno y otras personalidades». Así consta en el relato de hechos probados que expone la sentencia de la Audiencia Nacional que le ha absuelto de los delitos por los que era acusado.

Los vídeos, según el tribunal, exponían de «una manera convincente» la posibilidad de atentar contra todas estas personas, de una forma que transmitían que es sencillo llevarlo a cabo. Los jueces concluyen, sin embargo, que no está acreditado que el acusado tuviera la intención de llevar a cabo los atentados. Él alegó que su objetivo era denunciar los supuestos fallos de seguridad.

Sánchez, viligante de seguridad de profesión, fue investigado en un principio por delitos de provocación al homicidio del Rey y enaltecimiento, informa Efe, pero esa causa se archivó al considerarse que no pretendía matar a nadie ni ensalzar el terrorismo. Al final solo se le acusó por tenencia y depósito de armas de guerra, pero el tribunal no lo considero acreditado.

Toda la actualidad en portada
publicidad