España

La familia brasileña fue degollada entre el 16 y el 22 de agosto en su chalé de Pioz

Solo los padres fueron descuartizados. El cabeza de familia era un camarero en paro

Vídeo: Así eran Marcos Campo Nogueira y Janaína Santos Américo,

El cuádruple crimen del chalé de Pioz (Guadalajara) continúa siendo un misterio. La hipótesis de una venganza perpetrada por profesionales es la que mayor fuerza tiene de momento, aunque hay algunos datos que llaman la atención de los investigadores. En especial, tal como adelantó ayer ABC, que el matrimonio, de origen brasileño, no tenga antecedentes penales en España, algo que se ha confirmado después de lograrse su identificación plena mediante técnicas de ADN.

Es más; Marcos Campo Nogueira, que tenía unos 40 años de edad, como su mujer, era camarero de profesión hasta abril, cobraba el paro y alquiló el chalé de la urbanización La Arboleda con su identidad real, algo que en principio puede chocar con la teoría de que la familia se había refugiado en ese lugar para huir u ocultarse. Hay un dato curioso: los dos hijos de la pareja tenían sus apellidos cambiados –en un caso figura en primer lugar el de su padre, y en el otro el de su madre–, algo que en Brasil está permitido.

Según las fuentes consultadas por ABC, el documento de alquiler del inmueble fue firmado por el cabeza de familia a primeros de julio, y su duración era de un año. El matrimonio y sus dos hijos –una niña de tres años y un niño de uno– se instalaron en la vivienda a mediados de ese mes y en todo momento se comportaron de forma muy reservada, de modo que apenas tenían relación con los vecinos. Según los testimonios recogidos, al que más se veía era al padre, en especial cuando iba a pie al supermercado del pueblo, ya que no tenía coche.

Camarero en Alcalá

Las primeras investigaciones de la Policía Judicial de la Comandancia de Guadalajara han permitido averiguar que el hombre asesinado había trabajado hasta el mes de abril como camarero en un restaurante de Alcalá de Henares (Madrid) y que a partir de ese momento estaba en paro.

Además, se sabe que hasta que la familia se trasladó a vivir al chalé de Pioz, en el que encontró la muerte, residía en un piso de Torrejónde Ardoz. Al matrimonio no le constan antecedentes ni policiales ni penales en España, pero se está trabajando con la Embajada brasileña para, primero, saber cuándo llegó a nuestro país, y segundo, para comprobar si en su lugar de origen  tenía algún tipo de historial delictivo o había sido investigado por alguna circunstancia. Esos trámites internacionales, como es lógico, llevarán un cierto tiempo.

En el salón

Mientras tanto los investigadores van recopilando datos. Los preliminares de la autopsia indican que el cuádruple asesinato se cometió entre el 16 y 22 de agosto –será difícil aquilatar mucho más esas fechas dado el estado en el que se encontraban los cadáveres–, y que todas las víctimas fueron degolladas. Después, el asesino o asesinos –es muy posible que fueran dos– descuartizaron los cuerpos de la pareja, pero no así los de los niños.

Trayectoria
Las víctimas residieron antes en Torrejón de Ardoz y alquilaron la casa en julio para un año

Los restos de las cuatro víctimas estaban repartidos es seis bolsas de plástico verde de las destinadas a basura, selladas además con cinta americana con la intención de que el olor nauseabundo de la putrefacción tardara lo máximo posible en traspasar las paredes del chalé. Los bultos estaban alineados en el salón de la casa

El despedazamiento de los cadáveres de los dos adultos es interpretado por algunas fuentes como una señal para terceros, a los que se les querría hacer llegar el mensaje de que si hacen lo mismo que las víctimas acabarían como ellas. Y el hecho de que el asesino o asesinos no tuvieran ningún problema en no ocultar los cadáverese lleva a pensar que tampoco les importaba que el salvaje asesinato fuera descubierto. Las fuentes consultadas consideran que este dato es compatible con el hecho de que los criminales hayan huido ya de España.

Eran conocidos

Como ya informó ayer ABC, ni las puertas ni las ventanas del chalé de la calle Los Sauces estaban forzadas, de modo que es muy posible que la familia conociera a sus verdugos. Los agentes de la Guardia Civil, que descartan por completo el robo como móvil del crimen múltiple, tuvieron que entrar por una de las ventanas, no sin antes retirar una mosquitera.

Hay otro dato que es relevante. Al parecer, ni uno solo de los vecinos de la familia oyó ninguna señal de pelea o gritos la semana en la que se datan los asesinatos. Lo que sí les pareció relevante, y lo primero que les llamó la atención, fue precisamente lo contrario, el silencio sepulcral que envolvía el chalé, cuando los días anteriores se podían oír perfectamente las voces de los niños mientras jugaban. Además, observaron que nadie recogía las barras de pan que un repartidor llevaba a diario a la familia.

Ayer, agentes del Equipo Central de Inspecciones Oculares de la Guardia Civil trabajaron durante horas en el chalé para recoger todos los vestigios y huellas posibles. Se trata de los mejores especialistas en este trabajo de los que dispone el Instituto Armado, que además cuentan con los medios más avanzados. También se estudian las bolsas de plástico que contenían los restos y la cinta americana que las sellaba para detectar posibles impresiones dactilares.

Gestiones con la embajada

Mientras tanto, sus compañeros de Policía Judicial de Guadalajara han comenzado a trabajar sobre el entorno social de las víctimas, para lo cual se hacen gestiones en Torrejón, donde residieron hasta el verano, en el restaurante de Alcalá de Henares donde trabajó hasta abril el padre de familia y con la Embajada de Brasil, pues se considera muy importante conocer qué vida llevaba esta persona en su país de origen. Además, se hacen las comprobaciones necesarias para saber en qué momento llegó esta pareja a nuestro país.

El Ayuntamiento de Pioz ha decretado dos días de luto en señal de duelo por el asesinato múltiple, y hoy se guardará un minuto de silencio a las puertas del consistorio en recuerdo de las víctimas de este trágico suceso, que ha causado «la consternación» de todos los vecinos del municipio y la provincia, según explicaron las autoridades municipales.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios