España

Dos españoles agredidos por skinheads en el centro de Lisboa

Recibieron una paliza al irrumpir los ultraderechistas en una manifestación a favor de los derechos de los inmigrantes

FRANCISCO CHACÓN - Actualizado: Guardado en:

Dos españoles fueron agredidos en pleno centro de Lisboa por un grupo de cinco skinheads portugueses este domingo 13 de noviembre. Uno de los afectados, que reside en la capital del país vecino desde hace tres meses, llevaba una camiseta de los Black Panthers (partido vinculado al nacionalismo negro) y eso se convirtió en el detonante de la paliza que ambos recibieron sin mediar palabra.

El suceso se produjo en el marco de una doble concentración que transcurrió por cauces violentos en la Plaza de Martim Moniz, a un paso de Rossio, el centro neurálgico de Lisboa. Se manifestaban cientos de inmigrantes para reclamar una flexibilización de las leyes que rigen los procesos para obtener la nacionalidad portuguesa y resulta que el ultraderechista Partido Nacional Renovador (PNR), en auge a lo largo de los últimos meses, convocó una contramanifestación en el mismo sitio y a la misma hora.

El clima de violencia no tardó en estallar. Unas 3.000 personas invadían el enclave de Martim Moniz, antesala de los barrios de Intendente y Mouraria, donde se asienta un elevado número de habitantes paquistaníes, indios, nepalíes, africanos y árabes.

Así las cosas, las fuerzas de seguridad se vieron obligadas a formar un cordón policial para que los ánimos exaltados no se desbordasen entre las adeptos de los dos colectivos. Sin embargo, los brotes de agresividad no se hicieron esperar, pues el PNR se declara en contra de «la invasión de inmigrantes».

Las víctimas españolas se habían posicionado a favor de los derechos de los inmigrantes, que buscan regularizar su situación de manera más ágil para terminar con el limbo legal en el que viven unas 30.000 personas al otro lado de la frontera.

El partido líder de la extrema derecha portuguesa aún se encuentra lejos de recabar apoyos como los que reciben los comunistas o el Bloco de Esquerda, transmutados en formaciones básicas para sustentar el Gobierno socialista, pero lo cierto es que ve en aumento el recelo a quienes desembarcan en Portugal procedentes de otros países, incluso aunque sean europeos.

El PNR comulga con las tesis del británico Nigel Farage, artífice del 'Brexit', y por supuesto se muestra encantado con la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

En consecuencia, la agresión a los ciudadanos españoles se inscribe en el ascenso de la ultraderecha en Portugal, aún tímido pero que comienza a preocupar a las autoridades dados los episodios violentos crecientes en las calles de Lisboa y Oporto.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios