Susana Díaz y Pedro Sánchez en un Comité Federal de septiembre de 2015
Susana Díaz y Pedro Sánchez en un Comité Federal de septiembre de 2015 - Efe

Los barones del PSOE temen la «pelea» entre Díaz y Sánchez y piden que se retrase el 39 Congreso

Creen que al partido le viene muy mal justo cuando ha conjurado el peligro de Podemos

Actualizado:

«No va a ser un congreso de trámite», avisaba ayer un barón dando por hecho el choque de trenes entre Pedro Sánchez y Susana Díaz por el liderazgo del PSOE. Tanto es así que, vista la determinación del líder socialista de mantener el calendario del 39 Congreso, los mismos que en el Comité Federal del 30 de enero le forzaron adelantar al 8 de mayo la consulta a la militancia, y el plenario a los días 21 y 22 de mayo, hoy prefieren retrasarlo todo hasta después del verano.

Sánchez cedió entonces porque podía perder la votación en el Comité Federal y no le quedó más remedio, pero dos meses después se siente reforzado por el proceso de investidura -el 80% de los militantes respaldaron sus pactos y los sondeos dicen que el PSOE ha mejorado desde el 20-D- y ahora le convienen esas fechas, ya que suponen una plataforma de lanzamiento de su candidatura para las elecciones del 26 de junio.

No obstante, en esta Semana Santa y en la siguiente se van a producir intentos variados para que reconsidere esta posición. Muchos barones temen tomar postura de forma «inevitable» entre Sánchez y Díaz, y que eso les pase factura en los congresos regionales que se abrirán inmediatamente después del 39 Congreso Federal.

La presidenta andaluza está muy preocupada por la «deriva» de España y del PSOE

Además, dicen, esta tensión orgánica llega en el peor momento: justo cuando el PSOE ha logrado conjurar el peligro de que Podemos le sobrepase. Sánchez no tiene margen de maniobra para pactar un gobierno con Podemos y la abstención de los independentistas catalanes, pero si su supervivencia política depende de instalarse en La Moncloa, todos dan por seguro que va a intentarlo. «Y el PSOE no puede permitirse gobernar en esas condiciones», dice un destacado barón en alusión a la resolución que aprobó el Comité Federal socialista tras las elecciones del 20-D.

En privado, pocos dan oportunidades al diálogo que esta semana van a retomar Sánchez y Pablo Iglesias, pero creen que la posible amenaza de Díaz al liderazgo socialista acabará siendo un factor distorsionador de esas conversaciones y pueda hacer que Sánchez se vea presionado a alcanzar un acuerdo. Sobre todo ahora que a Iglesias los sondeos empiezan a serle desfavorables. No es fácil, porque para ello el PSOE se tiene que «divorciar» de Ciudadanos, pero tampoco descartable.

González en escena

En este sentido, algunas fuentes creen que la intención de Felipe González al recomendar a Díaz, en una reciente entrevista en Canal Sur, que no se presente a la Secretaría General, era frenar esa dinámica. Una especie de aviso a Sánchez para que desista del pacto con Podemos.

La presidenta andaluza está muy preocupada, dice, por la «deriva» de España y particularmente del PSOE. La sola posibilidad de que los socialistas acaben pactando con Podemos es un factor que está decantándola por presentarse a la Secretaría General.

En ámbitos socialistas se da por seguro que tanto González como otros miembos de la «vieja guardia» van a mediar con los barones entre Sánchez y ella para que no haya 39 Congreso, y choque, antes de las elecciones de junio.