REUTERS

Barómetro del CIS de julioLos problemas de índole económica registran su tasa más baja en diez años

El desempleo sigue siendo la principal preocupación, pero la atención se desplaza ahora hacia la calidad del empleo

MadridActualizado:

La continua mejora en el mercado de trabajo y el crecimiento de la economía se dejan notar en el ánimo de los españoles, a juzgar por el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del mes de julio.

[Consulta completo el barómetro del CIS (PDF)]

La preocupación por los problemas de índole económica ha registrado un descenso de casi dos puntos respecto a junio, lo que supone la tasa más baja en diez años. En la serie histórica, el 19,8 por ciento de este verano solo está por encima del 16,5 por ciento que se registró en julio de 2007. En los momentos más críticos de la crisis siempre superó el 50 por ciento.

La encuesta del CIS revela también una caída en la preocupación por el paro, que aunque sigue siendo citado como el primer problema del país cae 6 décimas hasta el 70,6 por ciento. Se trata de la segunda tasa más baja desde 2008, antes del estallido de la crisis.

La atención se desplaza ahora hacia la calidad del empleo. El 8,6 por ciento destacan este problema, que no ha parado de subir desde el barómetro de febrero. También en esta categoría hay que remontarse a julio de 2008 para encontrar tasas similares.

Al preguntar por la situación económica general de España, el 6,9 por ciento de los encuestados la califican como buena o muy buena, lo que también certifica el mayor optimismo de los españoles. Supone un incremento de 1,2 puntos respecto a junio y de 1,5 respecto a mayo.

El 25,8 de los españoles creen que la situación económica es mejor que hace un año -en julio lo afirmaban el 23,2 por ciento- y, preguntados por las perspectivas a un año vista, el 25,8 por ciento sostienen que las cosas irán a mejor. En junio lo creía el 23,8 por ciento. El 39,3 por ciento responden que es regular, y el 53,3 por ciento, mala o muy mala, por debajo del 55,8 por ciento de junio.

Estos datos se conocen después de unas semanas repletas de buenas noticias en lo económico. El paro disminuyó en 340.700 personas durante el segundo trimestre del año y se situó por debajo de los 4 millones de parados por primera vez desde 2008.

En su balance de legislatura antes de las vacaciones, el presidente Rajoy celebró la estabilidad económica alcanzada durante su presidencia, y destacó el avance del 0,9 por ciento de la economía española en el segundo trimestre.

El Ejecutivo no descarta que el PIB supere el 3 por ciento y celebra que se ha recuperado el nivel de riqueza previo a la crisis. El Gobierno de Rajoy espera llegar a los 20 millones de trabajadores en 2020 y así recuperar todo el empleo destruido durante la crisis.

En el resto de problemas de los españoles, el CIS de julio señala también una caída en la preocupación por la corrupción política, y eso que la encuesta se realizó días después de la comparecencia del extesorero del PP Luis Bárcenas en la comisión del Congreso que investiga la presunta financiación irregular del PP.

La corrupción, que sigue siendo el segundo problema más mencionado, es citado por el 45,3 por ciento de los ciudadanos, 3,8 puntos menos que un mes antes. En cambio, los políticos en general, los partidos políticos y la política, en tercer lugar en el ránking, sube del 20,9 al 21,8 por ciento.

El 4,5 por ciento de los españoles creen que la situación política general de España es buena o muy buena, frente al 71,1 por ciento que la califican como mala o muy mala. En este ámbito hay también un mayor optimismo entre los encuestados, pues en junio solo el 3,1 por ciento la valoraban positivamente.

La sanidad, mencionada por el 10,2 por ciento, es la quinta preocupación de los españoles, seguida de los problemas de índole social (9,2 por ciento), la educación (8,3 por ciento), los problemas relacionados con la calidad del empleo (8,1 por ciento), la inmigración (4,7 por ciento) y las pensiones (3,9 por ciento).

Fuera del top 10 se sitúan los nacionalismos (el estatuto de Cataluña, independentismo...), que no obstante registran un incremento de 2,4 puntos respecto a junio, para situarse en el 3,8 por ciento. Los problemas relacionados con la juventud pasan del 2 por ciento del mes pasado al actual 3,1 por ciento.