Elecciones

Polémica por la casa del millón de euros de la candidata de Podemos en el País Vasco

Pili Zabala se sintió ayer obligada a justificar su chalé de Zarauz tras la tormenta de críticas en las redes sociales

Polémica por la casa del millón de euros de la candidata de Podemos en el País Vasco

Una cifra está marcando la agenda electoral vasca en las redes sociales. Y no son ni los 143.000 vascos que están en paro, ni los 2.300 millones de agujero de la Seguridad Social que tiene el País Vasco. Es 1 millón de euros, el precio en el que está tasada la casa de la candidata de Podemos a lendakari, Pili Zabala. La neófita aspirante y su equipo cometieron un error de bulto en su estrategia en una campaña electoral en la que todo detalle cuenta. Y lo está pagando caro, especialmente donde el partido morado mejor se maneja: Twitter.

Zabala decidió enseñar su casa en un programa de la televisión pública autonómica, ETB, en el que querían mostrar «el lado más cercano» de los candidatos. Una vivienda de 300 metros cuadrados, con jardín y vistas, en una zona de villas exclusivas de la bonita localidad costera de Zarauz. Su precio, 1 millón de euros, según decía el promotor inmobiliario en otro progama emitido por ETB, y que también circula en internet. El chalé sitúa a la candidata de Podemos en una ostentación «imperdonable» a ojos de quienes dividen entre la «gente de la calle» y la «casta». Por cierto, hasta Arnaldo Otegui, condenado, habla en la campaña de «la casta».

La tormenta de críticas, especialmente desde la «izquierda abertzale», le pilló por sorpresa a esta odontóloga, que regenta una clínica privada en Zarauz, y que incorpora en su programa electoral la extensión de la salud buco-dental y la podología. «Uno de cada cuatro vascos no puede pagarse el dentista», gusta repetir en sus intervenciones la candidata de Podemos, víctima del GAL.

Su explicación en público

Zabala se vio ayer obligada a justificarse públicamente por su morada. Entrevistada en Radio Euskadi, explicó que tras sufrir un accidente de tráfico recibió una indemnización «importante por ser odontóloga y haber sufrido la amputación de dos falanges del dedo índice» de su mano derecha. «Era mi instrumento de trabajo. Yo he tenido la fortuna en esta vida de haber podido invertir, luchar y gestionar un negocio», dijo en su defensa.

«Cada uno invierte su dinero en lo que considera prioritario», insistió Zabala, que la semana anterior protagonizó otra sonada anécdota con la misma cifra. Se le preguntó en un desayuno electoral por la factura que, a su juicio, puede acarrearle a Podemos en el País Vasco la estrategia postelectoral de Pablo Iglesias en España. «Creo recordar que son un millón de euros, no tengo la cifra exacta», respondió para sorpresa general del auditorio.

El moderador la corrigió, se refería a la «factura política» de Iglesias. «Elkarrekin Podemos se gestiona en Euskadi. Todos los asuntos importantes lo deciden las bases con su voto», viró Zabala. En su equipo justifican las salidas del guión de su candidata por su inexperiencia política. «Lleva dos días. Hay que darle tiempo», dice su círculo. «El problema es que Podemos surfea en la ola populista, salvo cuando se trata de los suyos. Reciben de su propia medicina», observa un rival.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios