LA GALICIA DE HOY | ECONOMÍA (II) Galicia toma la delantera, sale reforzada de la crisis y ya crece al ritmo de España

Los datos del PIB avalan la aceleración de la recuperación económica en la región. El paro mantiene su diferencial positivo

El turismo, que no deja de encadenar récords, es uno de los motores de la economía de la Comunidad
El turismo, que no deja de encadenar récords, es uno de los motores de la economía de la Comunidad - M. M
E. P. RODRÍGUEZ-SOMOZA - @abcengalicia Vigo - Actualizado: Guardado en:

Galicia supo adelantarse a las medidas para superar la crisis económica y hoy los principales indicadores revelan que la Comunidad gallega toma la delantera y crece ya al ritmo de España. El PIB se anotaba a finales de 2015 su mejor comportamiento de la última década, con un incremento del 3,2 por ciento, atendiendo a los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), mejorando así las previsiones de la Xunta. Dos años de subidas consecutivas que confirman la consolidación de un crecimiento sostenido en el tiempo que se mantiene en el arranque de este 2016, con ascensos del 0,7 por ciento en el primer trimestre y del 0,8 en el segundo, dato este último que iguala a la media nacional.

Una variable que confirma lo que ya venían avanzando otros marcadores macroeconómicos como el Índice de Producción Industrial, que cerró 2015 con un incremento del 4,1%, un punto por encima de la media nacional. Desde el 2009 hasta 2014, salvando un ligero repunte registrado en el año 2010 (0,2%), la economía gallega se había abonado a los números rojos. La serie refleja su suelo en 2009 (-3,9). Cuatro años más tarde la caída ya era menos acusada, del 2,8. No es hasta 2014 cuando empieza a dar visos de mejoría con un tímido aumento del 0,4. Hasta marzo Galicia ha registrado un superávit del 0,02 por ciento del PIB, mientras que el déficit del Estado hasta abril aumentó al 1,25 por ciento. Las cuentas de la Comunidad registraron 11 millones más de ingresos que de gastos.

Y a esta aceleración en el ritmo de crecimiento ha contribuido sin duda alguna la recuperación del consumo en los hogares, motor del crecimiento económico, con incrementos del 0,8 en el segundo trimestre de este año; del 1,4 por ciento en el caso de las administraciones públicas. El tirón del gasto de los gallegos se presenta clave en las revisiones al alza de cara al cierre de este 2016 y que desde la Xunta elevan a un 3 por ciento, en sintonía con las estimaciones de los organismos públicos y privados. En cuanto a la evolución anual, según los últimos datos publicados por el Instituto Gallego de Estadística, el gasto en el consumo final subió un 3,1 por ciento (2,9 el de los hogares y 3,7 el de las administraciones públicas), la formación bruta de capital subió un 2,4, la demanda interna un 3 y las exportaciones e importaciones un 5,3.

Por parte de la oferta, la evolución es igual de positiva con crecimientos comunes a todos los sectores; servicios (3,4 por ciento anual), construcción (2), agricultura, silvicultura, ganadería y pesca (1,3), industria (1,2) e impuestos netos sobre los productos (3,9).

Y junto al fuerte empuje del sector industrial y el mejor comportamiento de la demanda interna, las exportaciones colocan a la región entre las autonomías más dinámicas; 18.831 millones de euros en 2015, lo que supone un aumento del 5,6 por ciento respecto al ejercicio precedente y un diferencial positivo de 1,3 puntos respecto al Estado. Cifras en las que se dejó notar el fuerte tirón de la industria, con el textil y la automoción a la cabeza. Las ventas al exterior no han dejado de crecer desde 2009 cuando supusieron 13.957 millones en ingresos; en 2012 fueron 16.662. De enero a junio de este año, la balanza comercial arroja un saldo positivo de 1.950,88 millones, tras realizar exportaciones por un importe de 9.694,44 millones e importar por 7.743,57.

Aunque con menor dependencia que España, los datos del turismo son la tercera pata que explica la buena evolución de la economía gallega. Galicia recibe hoy más visitantes que nunca y el sector soporta una novena parte del PIB. En 2015 se superó la barrera de los 4 millones de viajeros, mejorando los datos del último Xacobeo (2010), y todo apunta a que finalizará el año rompiendo su techo. Solo en julio —último dato disponible— se rebasaron los 600.000.

Mercado laboral

También los datos de empleo constatan la buena salud de la economía gallega con el objetivo marcado de crear 100.000 nuevos empleos hasta el 2020 y dejar la tasa de paro por debajo del 10 por ciento, similar a la que había en 2008 antes del inicio de la crisis. La evolución del mercado de trabajo, derivado del periodo de pre-crisis supuso para Galicia un importante colchón de resistencia ante la fuerte desaceleración que afectaba al país respecto a otras comunidades con reflejo en los ejercicios posteriores. En 2009 la tasa de paro se disparaba por encima de los 30 puntos. Entonces la Comunidad registraba 167.600 parados y 1.142.200 ocupados. En 2012 superaba el 20 por ciento de la población activa. con 276.900 desempleados y 1.033.800 trabajadores. Un cambio de tendencia, este último, que se mantiene en los dos siguientes ejercicios, de modo que Galicia cerraba en 2014 con 17.000 parados menos que al término de 2013; un 6,07 por ciento. Con 41.100 parados menos la Comunidad cerraba 2015 con una caída del 15,6 por ciento, situando la tasa de desempleo global en el 17,74 por ciento.

Déficit y deuda

Y si algo caracteriza a la política gallega de los últimos 8 años es la contención del déficit, con cinco años consecutivos cumpliendo el objetivo y todo apunta a que en este 2016 se repetirán las mismas condiciones. En 2010 la región se subía al tren de la disciplina presupuestaria y desde entonces ha cumplido ejercicio tras ejercicio.

En cuanto a la deuda, pese a que no ha dejado de crecer, Galicia ocupa la quinta plaza entre las comunidades menos endeudadas del Estado, cuando en 2008 era la cuarta mayor. Hoy de los 264.174 millones que debe el España a la región gallega le corresponden 10.641 millones —según datos del primer trimestre—, muy por debajo de su peso tanto en términos de PIB como de población. De modo que, atendiendo a los datos publicados por el Banco de España, la deuda gallega representa, en términos absolutos, el 4,02 por ciento del total del conjunto de la autonomías. La previsión es que este 2016 sea el primero en el que se reduzca.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios