Elecciones en Galicia 2016 La campaña se fue a Ohio

Arteixo es uno de los lugares de España que se utilizan para predecir los resultados generales

Feijóo ayer durante el acto celebrado en Arteixo
Feijóo ayer durante el acto celebrado en Arteixo - EFE
DARÍO DOMÍNGUEZ - @abcengalicia Arteixo - Actualizado: Guardado en:

En las elecciones de los Estados Unidos de América, los territorios se dividen en tres grupos: los tradicionalmente demócratas, los republicanos y aquellos que fluctúan entre unos y otros según la cita. Entre estos últimos el paradigma es Ohio, en el que se da la regla de oro que el candidato que gana coincide con el que ocupa la casa blanca.

A la Comunidad de Aragón se le considera el Ohio español, pero también hay Ayuntamientos que sirven como ejemplo de este fenómeno. Galicia tiene sus referencias en este sentido, y Arteixo solía ser una de ellas, al menos mientras presentó batalla el bipartidismo.

Ayer, tanto el PP como el PSOE se cruzaron en actos de precampaña. Los socialistas en un más modesto reparto de propaganda, y los populares en un paseo en el que el protagonista fue el candidato. Alberto Núñez Feijóo volvió a mostrarse desenvuelto entre los puestos del mercadillo. El candidato popular compró unos calcetines a un tendero conocido por ser asiduo de los mítines populares en el área de La Coruña. «¿Y no me vas a reagatear?», preguntó extrañado el dependiente, tras fijar un precio de 5 euros por dos pares. «Presidente, mejor compre un body», le gritó una vecina recordando su futura paternidad, y el tendero le deseó al presidente «que te salga un fenómeno, como tú».

No faltaron tampoco los selfies, los autógrafos, ni los ciudadanos enfadados pidiendo trabajo o explicando sus problemas al presidente, una de ellas que se quejó de ser víctima de una estafa privada que le llevó a un desahucio. Tampoco las declaraciones espectaculares, como la de una charcutera que le prometió «11 votos en mi casa». Eso es casi medio Ohio.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios