Foro en ABC sobre Seguridad Internacional

Los riesgos para las empresas en el exterior son cada vez más, y cambian continuamente

Siete expertos y responsables de seguridad de empresas que trabajan en el extranjero debaten sobre las amenazas, a veces imprevisibles, en un mundo cada vez más complejo, y demandan del Gobierno unas directrices detalladas, más allá de las recomendaciones generales

Un momento del debate, en la casa de ABC
Un momento del debate, en la casa de ABC - ERNESTO AGUDO
J. P. Madrid - Actualizado: Guardado en:

En un mundo cada vez más global, las amenazas de todo índole aumentan y, además, varían permanentemente, lo que obliga a las empresas españolas instaladas en el extranjero a redoblar sus sistemas de seguridad y, paralelamente, inculcar a los trabajadores una cultura en esa dirección. Es una de las reflexiones expuestas en el Foro sobre Seguridad Internacional que se ha celebrado esta mañana en la sede de ABC, con el apoyo de Prosegur, y al que han acudido responsables de Seguridad de algunas de las compañías más importantes de España. Entre sus demandas, que el Gobierno elabore una directiva sobre riesgos y recomendaciones para nuestros expatriados; y entre sus propuestas, más colaboración entre empresas desplazadas en zonas conflictivas porque ello puede contribuir a mejorar la prevención. Dedicar medios para la seguridad, no puede considerarse un gasto, sino antes que nada, una inversión, han venido a coincidir.

El Foro ha enfocado el reto de la seguridad en un cnversión, han venido a ontexto complejo, a veces muy difícil de interpretar, lo que comienza a conocerse como entornos VUCA (acrónimo de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad). VUCA se afianza, en este escenario globalizado, como un fenómeno relacionado con multitud de amenazas imprevistas y de alcance desconocido, que pueden perjudicar gravemente la actividad de una empresa, e incluso forzar su salida del país en el que en ese momento lleve a cabo algún proyecto. Para hacer frente a esta amenaza volatil e imprevisible, Prosegur creó hace cuatro años, dentro de su departamento de Seguridad Internacional, una línea de análisis, cuya responsable, Jessica Cohen, ha participado en el Foro, y ha advertido que en ocasiones «se está saliendo a muchos escenarios sin seguridad suficiente».

Y ha puesto como ejemplo que cuando hacen informes de riesgos a sus clientes, estos, por lo general, hacen caso a la hora de tomar medida en lo concerniente a la amenaza de la delincuencia o el terrorismo, pero muchas veces dejan de lado otro tipo de riesgos, como los naturales. Y eso pese a que un huracán o unas inundaciones pueden destrozxar la actividad de la empresa si no se está lo suficientemente preparado. Ha insistido en la necesidad dedicar recursos humanos para trabajar sobre todo en el terreno de la prevención.

Yihad y delincuencia

Para argumentar la necesidad de disponer de medidas de seguridad internacional, José María González Souto, director de coordinación y control internacional de Mapfre, ha explicado que esta compañía tiene un colectivo de unas 200.000 personas distribuidas por el mundo, entre empleados y colaboradores, que se pueden ver afectados por los riesgos globales. Mapfre, ha dicho, ha apostado para hacer frente a este reto por una seguridad integral que incluye personas e instalaciones, coordinación y control. Daniel Santos Vallejo ha narrado algunas de las muchas dificultades que el Grupo Villar Mir, del que es director de seguridad, ha tenido que afrontar en países en los que tiene proyectos. Desde Colombia o México hasta Turquía, donde hubo que tomar medidas rápidas para garantizar la seguridad de los trabajadores tras el frustrado golde de Estado. José María Morales, responsable de seguridad del grupo FCC, ha subrayado que mientras que en la zona Mena, donde se construye el metro de Riad, la amenaza tiene corte yihadista, en América Latina, donde la compañía tiene también sus proyectos, el riesgo lo pone la presencia de los grupos de delincuencia organizada. Sin embargo, ha calificado la amenaza yihadista en la zona como de «baja intensidad» para los intereses comerciales de España, ya que, al menos de momento, no dirige sus ataques contra las empresas extranjeras, sino contra las fuerzas gubernamentales.

José Márquez ha subrayado la complejidad para proteger a los trabajadores de Gas Natural Fenosa, de la que es responsable de seguridad, destinados fuera de España, más de 10.000. Y también por la diversidad de negocios, desde minas de carbón hasta barcos, lo que les ha obligado a introducirse en la seguridad marítima. Juan Gros, director de seguridad de Ferrovial, ha subrayado la importancia de que las empresas que trabajan en el extranjero se integren en las costumbres y cultura del país, para evitar posibles conflictos. Considera también necesario mantener canales de comunicación operativos con las autoridades locales. Félix Arteaga, investigador principal del Real Instituto Elcano, ha pedido que el Gobierno elabore una directiva sobre valoración de amenazas y formas de hacerlas frente, más allá de las recomendaciones genéricas vigentes.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios