El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz (izda) y el presidente de la compañía, Antonio Brufau (dcha)
El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz (izda) y el presidente de la compañía, Antonio Brufau (dcha) - EFE

Repsol recurre su aportación al Fondo Nacional de Eficiencia Energética para este año

La compañía presenta un recurso-contencioso administrativo, de tal forma que pide revisar la asignación de unos 41 millones de euros al Fondo Nacional de Eficiencia Energética compuesto por un total de, más de 204 millones de euros

MadridActualizado:

El Tribunal Supremo ha admitido este miércoles a trámite los recursos presentados por Repsol, a través de sus diferentes filiales, en contra de la orden ministerial en la que se fijan las obligaciones de aportación de cada empresa al Fondo Nacional de Eficiencia Energética para 2018.

La compañía ha presentado un recurso-contencioso administrativo a través de sus filiales Repsol Comercial de Productos Petrolíferos, Repsol Petróleo y Repsol Butano, así como Petronor y Petrocat, según ha aparecido en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Repsol es el grupo que más aporta al Fondo Nacional de Eficiencia Energética, con unos 41 millones de euros a través de todas sus filiales, de los más de 204 millones de euros a que asciende el fondo. Junto a Repsol, los otros dos grandes contribuyentes al fondo son Endesa y Gas Natural Fenosa, siendo las tres compañías que mayor volumen de energía venden en España.

Así, Endesa ha contribuido con unos 29 millones de euros y Gas Natural Fenosa con más de 26 millones de euros, según la orden del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital en la que se fijan las obligaciones de aportación al fondo que fue publicada el pasado mes de marzo. Además, de estas tres compañías, han destacado la aportación al fondo por parte de Cepsa, con unos 23 millones de euros, e Iberdrola, con unos 15 millones de euros.

Aportación obligatoria

La aportación obligatoria al fondo, creado en 2014, se ha establecido, conforme a la metodología diseñada por el Gobierno, en proporción al volumen de ventas de energía. En el caso del sector eléctrico, se computa la energía vendida al consumidor final, mientras que en el de los operadores petrolíferos al por mayor se contabiliza la energía vendida a nivel nacional para su posterior distribución al por menor y a consumidores finales durante el año 2016.

Para realizar la asignación, Energía ha ofrecido un desglose de la energía vendida por cada empresa, así como su porcentaje sobre las ventas totales. A partir de ese criterio, se reparte entre las distintas empresas el coste total del fondo de eficiencia.

Las empresas del sector energético obligadas a realizar estas aportaciones ya habían venido recurriendo ante el Tribunal Supremo, por separado o a través de asociaciones empresariales, las cantidades que se les ha obligado a aportar al fondo en los últimos años.