Economía

La mitad de la deuda exterior de España es de la Administración

La economía nacional debe hacer frente a un 90% del PIB de pasivo neto con el resto del mundo y refinanciar cada año 1,7 billones

Solo Chipre, Grecia y Portugal superan a España en deuda exterior neta dentro de la UE
Solo Chipre, Grecia y Portugal superan a España en deuda exterior neta dentro de la UE - EFE

La crisis ha marcado un antes y un después en la posición internacional de España y ahora el país se encuentra en una situación mucho más vulnerable que antes del vendaval económico de los últimos años. La deuda exterior neta -es decir, descontados los activos nacionales en el extranjero- asciende ya al 90% del PIB, lo que supone más del doble del 35% de umbral que la Comisión Europea exige. Por encima de este límite, la UE ve que una economía está en una posición de fragilidad con el resto del mundo.

Más de la mitad de este 90% del PIB procede de la Administración (un 51% en concreto), destaca un informe presentado ayer por el grupo de opinión Europe G, mientras que el 44% procede de las empresas no financieras. Los hogares y las familias no solo tienen un porcentaje más reducido sino que, descontando los activos que tienen en el exterior, financian al exterior (su posición es positiva, equivalente al 12,8% del total). El 17,1% restante procede de las instituciones financieras (un 13% el Banco de España y un 4,1% las demás).

Esta distinción entre sector público y privado se explica porque durante la crisis, las administraciones han triplicado su deuda frente a 2007 al entorno del 100% del PIB mientras que empresas y familias la han reducido hasta volver a los niveles precrisis (166% del PIB). Precisamente, el pasado lunes el Banco de España revisó sus estadísticas de pasivo público para incorporar la última actualización a la baja del PIB por el INE. Ello ha redundado en que en 2014 la deuda pública ya superó el 100% del PIB en el cuarto trimestre. Las estadísticas previas recogían que la Administración perforó esta frontera psicológica en el primer trimestre de 2015. Ahora, el pasivo del segundo trimestre de 2016, pasa del 100,5% del PIB al 101%.

La deuda exterior neta recoge la vulnerabilidad de la economía española frente al exterior. Como recuerda Europe G, solo Chipre (-129,2% de su PIB), Grecia (-126,4%) y Portugal (-109,4%) están en peor posición que España en Europa.

Ello queda lejos de la posición neta de inversión internacional de otros países de nuestro entorno como Irlanda (70% de su PIB), Italia (-26,7%) o Francia (-17,4%). Alemania (49,2%) u Holanda (66,7%) no solo tienen una deuda exterior inferior a la de España, sino que sus economías financian al resto. Son los países acreedores.

Al coger la deuda bruta externa -es decir, todo lo que debe España al exterior sin descontar sus activos fuera- esta suma 1,8 billones, es decir, un 168% del PIB, lo que provoca que año a año deba refinanciar 1,7 billones, alerta Europe G. Con este indicador, la Administración tiene un 22,7% del total, el sector financiero cuenta con un 40,6% –un 8,8% del Banco de España y un 31,8% de la banca–, mientras que las empresas tienen un 36,6% y los hogares, un 0,1%.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios