El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna - EFE

La apertura comercial del AVE a la Meca se volverá a retrasar

El ministro de Fomento ha reconocido este martes que se está negociando un nuevo calendario. Se barajan opciones como abrir la línea en marzo con menos capacidad

MADRIDActualizado:

Todo apunta a que la apertura de la fase comercial del AVE a La Meca sufrirá un nuevo retraso. Este martes, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, prácticamente ha confirmado que la línea no podrá ponerse en marcha al completo en marzo, mes estipulado en un principio por las autoridades saudíes y el consorcio español encargado del proyecto.

Durante su intervención en el EFEForo Líderes, De la Serna ha anunciado que se está negociando con las autoridades saudíes un nuevo «calendario» para la puesta en marcha de la fase comercial de la línea, debido a las «dificultades» que ha tenido el proyecto. Según el titular de Fomento, Al Shoula, consorcio español al mando del proyecto, no tiene «ningún tipo de responsabilidad» sobre estos impedimentos.

Lo cierto es que la construcción de tres de las cinco estaciones de la línea, responsabilidad de empresas locales, sufren importantes demoras. En concreto, las de Yeda, La Meca y la que conecta con el aeropuerto. A ello se une que los plazos para completar la señalización de la vía también se han retrasado.

Fuentes de Al Shoula explican a ABC que se están barajando varias opciones para sortear estos imprevistos. Una de ellas pasaría por poner en marcha inicialmente una operación comercial adaptada al desarrollo del proyecto, es decir, no al 100% de capacidad. Esta medida no impediría la negociación de nuevos plazos.

Durante las próximas semanas se fijará la solución definitiva. Está previsto además que De la Serna se desplace en poco tiempo a Arabia Saudí y cierre definitivamente el nuevo calendario.

El AVE a La Meca realiza desde el pasado 31 de diciembre viajes de demostración con autoridades invitadas. Se trata de trayectos que recorren toda la línea y en los que no están presentes clientes, sino con personalidades invitadas por las autoridades saudíes.