Tomás González - MotoGP

Valentino y Lorenzo se citan a duelo en Aragón

Lorenzo es la mosca cojonera de la carrera de Valentino

- Actualizado: Guardado en:

Lorenzo es la mosca cojonera de la carrera de Valentino. Acostunbrado a hundir deportiva y dialécticamente a Biaggi y al bueno de Sete Gibernau, que nunca se metió con nadie, el ascenso de Jorge Lorenzo a MotoGP en 2008 supuso una revolución en el otrora imperio mediático del italiano. Por fin salía un piloto que le plantaba cara dentro y fuera de la pista. Porque Stoner le ganó el Mundial 2007 a Valentino, pero nunca pudo con él ante la prensa, igualmente desprestigiado con sorna por Rossi, que nunca ha respetado a quienes han sido sus rivales de verdad.

El mallorquín cambió la historia. Llegó y desde el primer entrenamiento era más rápido que Rossi con la Yamaha que el 46 había desarrollado. El balear también fue más veloz que el de Urbino en 2009, pero perdió esos dos títulos por caerse en varias carreras de cada temporada en su empeño por ganar. Si hubiera guardado la ropa con segundos puestos, habría sido campeón en ambas ediciones. Esas coronas se las llevó Valentino por experiencia, dejando que el más veloz se estrellara.

En 2009 todo cambió. El español era el mejor y además de vencer supo hacer podios cuando arriesgar era de tontos. Y ganó el campeonato. Y Rossi se marchó a Ducati, sin admitir la derrota, porque había que quitarle sueldo para pagar al nuevo líder de Yamaha.

Jorge ganó también el título de 2012, con un compañero de equipo, es un decir, que le pegó codazos en el vientre para ganarle una carrera, envidioso de quien le había arruinado su trayectoria deportiva.

Luego llegó el bienio de Márquez. Y el año pasado vivimos el triplete de Lorenzo, que vio una nueva conducta impresentable del italiano contra Márquez en Sepang, incidente que provocó un enfrentamiento de Rossi contra el ilerdense para tapar sus vergüenzas. Y Lorenzo estaba en medio. Miren que es difícil que dos compatriotas como Jorge y Márquez, pilotos de distintos equipos, estén juntos en una postura. Pues eso lo consiguió Valentino, con sus acciones antideportivas y su campaña de prensa contra los dos para esconder su mal comportamiento.

Ahora, en el Gran Premio de San Marino, Lorenzo le dijo a valentino lo que muchos han querido espetarle durante una década y no se han atrevido. Le criticó su adelantamiento peligroso y le contestó con dureza cuando Rossi se rió y le interrumpió. El español le respondió que cuando le cantan la gallina suele querer cortar a quien le critica y reírse y hablar con otro piloto para quitar relevancia a quien habla. El mallorquín le acusó de interrumpirle una vez más cuando no le gusta lo que le dicen. Discutieron durante siete minutos.

Ahora, el duelo dialéctico se traslada a la pista de Motorland en Aragón. Lorenzo desea hablar en el asfalto. Y es seguro que hablará de nuevo, desde este jueves hasta el domingo, si observa que Rossi vuelve a querer menospreciarle. Amigo Valentino, el balear no se asusta ante tu poder. No estás acostumbrado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios