Segunda división B José Serrano, del Tudelano, el utillero que más halagos despierta en el fútbol español

Su trabajo en el conjunto navarro no pasa desapercibido para los equipos rivales, que no paran de felicitarle

José Serrano, utillero del Tudelano, en los vestuarios del Lealtad
José Serrano, utillero del Tudelano, en los vestuarios del Lealtad - CD Lealtad

José Serrano lleva poco tiempo en el mundo del fútbol, pero no para de recibir felicitaciones, especialmente cuando su equipo pisa los vestuarios visitantes. No exhibe los registros goleadores de Cristiano Ronaldo ni el exquisito toque de Leo Messi, pero, como ellos, va dejando huella en los estadios por los que aparece. Su labor es muchísimo más modesta que la de la figura del Real Madrid o la del astro del Barcelona, aunque resulta igual de importante para que el grupo funcione. En su trabajo es el número uno y en todos los campos recibe felicitaciones por su labor. También el presidente y la directiva del CD Tudelano por contar en su plantilla con un empleado como él. En el club navarro es donde este electricista de profesión ejerce como utillero desde hace cinco temporadas y en el se ha convertido, por su limpieza, en todo un referente de la Segunda división B del fútbol español.

«Muy pocos dejan la caseta tan limpia como él después de un partido. Es un gusto que nos visite el Tudelano», explican a ABC desde el Lealtad. Los humildes vestuarios de este conjunto asturiano son los últimos que José Serrano dejaba impolutos después de un desplazamiento de su equipo. «No había ni rastro de que por allí hubiera pasado un equipo de fútbol. Su utillero es un fenómeno», recuerdan en el club del Principado. Pero José, un simpático tudelano de 36 años que siempre regala una sonrisa, quita importancia a esos halagos. «Es mi trabajo. Además cuento con la ayuda de los futbolistas, ya se han acostumbrado y han visto que no es tan difícil tirar los vendajes o una botella de agua a la papelera. Es cuestión de acostumbrarse», afirma a este periódico. Las bromas entre la plantilla, sin embargo, son constantes: «Me llaman Don Limpio, como del anuncio, y, a veces, dejan cosas por el suelo para ver cómo reacciono. Tienen mucha guasa».

No solo el Lealtad se descubre ante un personaje que llegó al fútbol por casualidad hace cinco años y que ahora recibe felicitaciones en todos los campos que visita. «El anterior encargado del vestuario se jubiló, yo estaba en paro en ese momento y un directivo del Tudelano que es de mi cuadrilla me lo propuso», recuerda Serrano. Querido por todos los futbolistas, es un chico para todo y está feliz con su trabajo. Además de limpiar la caseta, lava la ropa el primer equipo y del juvenil y también se encarga del mantenimiento del estadio. «Estoy para lo que haga falta», asegura entre risas.

En la última visita a Villaviciosa recibía personalmente la felicitación de la directiva del Lealtad después de dejar sus vestuarios «como el oro». Un reconocimiento que clubes como el Racing de Santander o la Cultural Leonesa también quisieron hacer público a través de las redes sociales. «Nuestro agradecimiento, una vez más, al @cdtudelano por el cuidado mostrado en los vestuarios de El Sardinero», escribió el conjunto cántabro en su cuenta oficial de Twitter después del paso del Tudelano por las instalaciones de El Sardinero. Sin embargo, uno de los primeros conjuntos que destacó la labor de José Serrano fue el Coruxo gallego tras la visita realizada por el cuadro navarro el pasado curso. «En mi club ya lo hacen, pero que te reconozcan fuera tu trabajo y tu esfuerzo es muy gratificante», admite con modestia el utillero, que también reconoce «estar sorprendido» por el protagonismo que ha adquirido en la categoría, especialmente en el Grupo I.

Mensaje de agradecimiento del Racing de Santander
Mensaje de agradecimiento del Racing de Santander

«Hace años era mi hermana la que me obligaba a recoger a mi los trastos en casa. Ahora soy yo el que persigue a los futbolistas». José Serrano vive en Tudela con sus padres, que están encantados con su presencia. «Antes era más desastre, ahora soy más curiosillo. Hago lo mismo que en el vestuario. y tengo todo limpio. Es solo cuestión de acostumbrarse», asegura a ABC.

La figura del utillero resulta especial en cualquier equipo. Algunos, como Nené, en el San Fernando (Segunda B), se han convertido en instituciones. A sus 86 años sigue al pie el cañón atendiendo y dando cariño a los futbolistas. «No me veo con esa edad», afirma José Serrano, que se siente afortunado en el Tudelano, aunque no hace ascos a un posible «fichaje» por un grande. «Si me quieren, ya saben dónde estoy. Y no tengo cláusula de rescisión», añade entre risas.

[Cuéntame historias de tu equipo jabizanda@abc.es]

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios