Arda Turan, en un partido con el Barcelona
Arda Turan, en un partido con el Barcelona - EFE
Mercado de fichajes

El emotivo mensaje de Arda: «Ser jugador del Barça fue el sueño más salvaje que tuve»

Ya cedido en el Estambul Basaksehir por el club azulgrana, el centrocampista turco ha compartido sus sentimientos

Actualizado:

Arda Turan no jugará más en el Fútbol Club Barcelona. El turco fue fichado como una estrella después de su brillante paso por el Atlético de Madrid, pero nunca terminó de rendir con la camiseta azulgrana. Por eso el club catalán le ha buscado una salida, cediéndolo al Estambul Basaksehir gasta junio de 2020.

El Barcelona se desprende así de uno de los jugadores que menos ha utilizado en las últimas temporadas pese a que llegó para reforzar el centro del campo en el verano del 2015

Turan, recibido en Estambul por una multitud de aficionados, ha compartido en redes sociales un emotivo mensaje de despedida para el Barcelona y sus aficionados, donde confiesa que cumplió su sueño como futbolista.

«Un sueño no se vuelve realidad por arte de magia. Como soñador, sé que requiere coraje, determinación y trabajo duro. Ser jugador de Barcelona fue el sueño más salvaje que tuve. Y siempre estaré orgulloso de mí mismo por conseguir que ocurriera. Pero ahora es momento de decir adiós. Al menos, por ahora. Me gustaría dar las gracias a mis compañeros que me ayudaron a disfrutar cada momento dentro y fuera del campo. Fue un privilegio jugar con vosotros. A todos los aficionados que alguna vez cantaron mi nombre en el Camp Nou. Me encantó cada minuto luchar por vosotros. Y al club que hizo realidad no sólo mi sueño, sino también el sueño de muchos niños turcos», escribe Arda.

«Escondido en algún lugar de ‘La Barba’, todavía hay una sonrisa. Gracias por permitirme volver a mi país para encontrarla. Haré lo que sea necesario para convertirme en el jugador del que os enamorasteis. No importa la distancia entre nosotros. Todos los recuerdos especiales estarán en mi corazón, dándome fuerza y alumbrando mi camino», concluye.