Luciano Vietto celebra un gol en su debut en Mestalla
Luciano Vietto celebra un gol en su debut en Mestalla - EFE

Copa del ReyVietto recuerda lo que es marcar un gol un año después

La gran noche del argentino en Mestalla sirvió para sellar el pase del equipo a cuartos de final

Actualizado:

La noche del martes en Valencia fue la de Luciano Vietto. Después de debutar en la segunda parte frente al Gerona el fin de semana pasado, el argentino se estrenaba como titular con su nuevo equipo. El Valencia tenía la difícil papeleta de pasar a cuartos de final de la Copa del Rey tras empatar a uno en la ida con la UD Las Palmas. Vietto saltó al campo y apenas tardó media hora en estrenarse con el conjunto che. Su gran noche solo acababa de empezar.

Con el segundo gol, Vietto demostró tener el temple necesario para definir con un precioso disparo picado que superó sin problemas a Lizoain. Con la eliminatoria resuelta gracias al argentino, en Mestalla parecieron olvidarse de los problemas de gol que arrastraba el jugador. Tal era la confianza de Vietto en el día de ayer que, en el minuto 66, se atrevió con un disparo desde el centro del campo que acabó con la pelota dentro de la red. Triplete y el estadio rendido al jugador.

Luciano Vietto mostró ayer su carta de presentación ante su nueva afición. El fútbol que no le había acompañado en el Atlético de Madrid -sobre todo en cuanto a goles-, fue el protagonista en Mestalla. Él solo se encargó de encarrilar la eliminatoria en la primera hora de juego y fue uno de los más activos del conjunto valencianista mientras estuvo en el campo.

Un año sin meter un gol

«Hay cosas en el fútbol que son inexplicables». Así explicaba Marcelino la paradójica situación de Vietto. Tras más de un año sin marcar, el delantero lleva tres goles en 87 minutos con la camiseta del Valencia -16 contra el Gerona y 71 contra Las Palmas-. El argentino se marchó del Atlético de Madrid este invierno tras no tener suerte en su juego y con la confianza de que Marcelino le convirtiera en el mismo jugador que destacó en el Villarreal. Lo que seguro que no se imaginaba era que recuperaría sensaciones tan rápido.

En un equipo que había perdido capacidad goleadora con respecto al principio de temporada, la tremena irrupción de Vietto puede resolver un problema a Marcelino. Sin embargo, si bien ha empezado con buen pie, el argentino aún tiene mucho que demostrar. De Sevilla se despidió como goleador con un triplete, también en Copa, y desde entonces estuvo seis meses sin marcar. Una sequía que acabó por darle un papel secundario en el equipo de Nervión. Su mala racha se pronlongó en el Atlético de Madrid.

Así pues, pese a su gran estreno, Marcelino aún tiene mucho trabajo que hacer con su delantero. En el Villarreal logró convertirle en pieza clave del equipo, donde consiguió anotar 20 goles entre todas las competiciones. Ahora tiene que hacerse un hueco en uno de los mejores Valencias de los últimos años y no ha podido empezar de la mejor manera.