Vuelta a España

Solo Contador aguanta a Froome

El español resiste el tremendo arreón del líder en las rampas del Xorret del Catí. Gran victoria de Alaphilippe

Actualizado:

Lo normal en el muro del Xorret del Catí es que el embrague del coche sufra o reviente, y que los pulmones de los ciclistas sientan algo parecido a una explosión. Es una pared en la costa alicantina que un día conquistó Chava Jiménez, igual que puso la primera pica en el Angliru. Tierra de valientes que este sábado coronó a Julian Alaphilippe, el fabuloso francés de las clásicas, y dejó un duelo en el horizonte. Solo Alberto Contador aguanta a Chris Froome.

El ganador del Tour honra a la Vuelta con su actitud, su predisposición y su categoría. No solo es la motivación de pelear por la ronda española después de ganar su cuarto Tour, sino el espíritu, la ambición... Froome da realce a la Vuelta.

En el Xorret del Catí empujó con toda su alma, el molinillo de las piernas y el potenciómetro sin pasar la marca de los watios. Desplumó a todo el personal, a Aru, a Nibali, a Bardet, a De la Cruz y por último a Esteban Chaves. Furibundo su ataque, como si estuviera en el Peyresourde o el Galibier.

Esa furia de Froome solo encontró réplica en un semejante. Contador no se ha rendido. No ha plegado la bandera después de su indisposición en Andorra, que pareció definitiva, y que él ha convertido en puntual. Contador tiene tanto o más carácter que Froome y con él se fue a la conquista del Xorret.

Al impulso de Froome, se hizo presente la resistencia de Contador, marcando territorio, dejando su huella. Los dos avanzaron juntos en un duelo de nivel Tour a la estela de la escapada que avanzó kilómetros. Todo el mundo trató de dejar a Alaphilippe, el clon francés de Valverde. Con instinto, rápido, ambicioso. Así ganó en el Catí.