Diego Costa es sustituido a los ocho minutos en la final de la Champions
Diego Costa es sustituido a los ocho minutos en la final de la Champions - Reuters

Copa del ReyEl pésimo precedente de la última vez que Diego Costa forzó para jugar

El brasileño estará, en principio, diez días de baja y no jugará la vuelta de la Copa del Rey frente al Sevilla

Actualizado:

La lesión que Diego Costa sufrió ante el Gerona el pasado sábado pone en apuros a Simeone de cara a afrontar el partido de vuelta de la Copa del Rey. El Atlético tiene la difícil tarea de remontar el 1-2 de la ida y, si ya parecía complicado obtener un buen resultado en el Sánchez-Pizjuán, la lesión del brasileño complica aún más al Atlético pasar la eliminatoria.

Sin embargo, el parte médico del club podría arrojar una pequeña esperanza. A priori Diego Costa estará diez días de baja, pero muchos atléticos sueñan con que su delantero acorte plazos y pueda llegar al partido frente al Sevilla. No obstante, la última vez que Diego Costa forzó con el Atlético para jugar un partido importante el resultado no pudo ser peor.

Un precedente para olvidar

La última vez Diego Costa acortó los plazos de una lesión jugando en el Atlético fue para poder llegar a la final de la Champions League en Lisboa frente al Real Madrid. Mucho se había especulado sobre su estado de salud los días anteriores y, finalmente, el brasileño jugó de inicio el encuentro. Sin embargo, apenas duró sobre el terreno de juego 8 minutos. El delantero pronto se dio cuenta de que no estaba en condiciones de jugar un partido de tal exigencia y pidió el cambio.

El final de la historia es de sobra conocido. La final exigió el máximo a ambos equipos después de que Sergio Ramos igualara el marcador minutos antes de pitar el árbitro el final y se tuviera que jugar la prórroga. Los jugadores del Atlético de Madrid, que venían de ganar la liga en el Camp Nou días antes, vieron como su físico no respondía como ellos hubiesen querido. Simeone, que contaba solo con dos cambios a raíz de la sustitución de Diego Costa, no pudo inyectar tantas piernas frescas como habría querido.

El Real Madrid acabó imponiendo su mejoría física y terminó llevándose la Decima a sus vitrinas. Ese mismo verano, Diego Costa pondría rumbo a Inglaterra.