Descenso del Sella

Récord de embarcaciones en una edición marcada por la polémica

1.300 palistas, repartidos en 860 piraguas, protagonizan la 81ª edición de la prueba

Una imagen de la prueba
Una imagen de la prueba - AFP

Este sábado tendrá lugar la 81ª edición Descenso Internacional del Sella, una prueba festivo-deportiva que se celebra en Asturias desde hace ocho décadas y primera de España en ser declarada de interés turístico internacional. Este año se darán cita en los rápidos del río 1.300 palistas, cuya presencia supondrá un récord tanto de embarcaciones (860), como de países participantes (23).

El cuádruple medallista olímpico Saúl Craviotto será pregonero, además de participar en la prueba, que este año cuenta con unas excepcionales medidas de seguridad ante la masiva afluencia de participantes y público, y se ha sumado a la celebración del 25 aniversario de Barcelona'92 con la elaboración del cartel de la prueba por parte de Javier Mariscal, creador de Cobi, mascota de aquellos Juegos.

Polémica sexista

La prueba se ve salpicada, por segundo año consecutivo, por una polémica sexista ante la negativa del Comité Organizador (Codis) a permitir que Manuel Busto y Beatriz Manchón, excomponentes del equipo español de piragüismo, participasen en la categoría K-2 Senior Masculina. Una decisión basada en el reglamento que ha indignado a la tricampeona del mundo, que en 2016 ya se encontró con el mismo obstáculo. Entonces, la sevillana recibió la respuesta de que se revisaría una normativa que permanece inalterable a pesar de que la Federación sí permite, desde 2015, la presencia de mujeres en embarcaciones mixtas en categorías de hombres, siempre que ellas lo soliciten.

Juan Feliz, presidente del Comité Organizador, negó una discriminación por razones de sexo y se remitió al reglamento del Descenso del Sella para recordar que existe una categoría en la que encajan Beatriz Manchón y Manuel Busto: el K-2 Mixto.

«Segundo año sin poder competir. Esto lo tenemos que conseguir. Deportistas de cualquier nivel y edad en la categoría reina, excepto mujeres», denunció en las redes sociales Beatriz Manchón, olímpica en cuatro ediciones de los Juegos y ganadora de 22 medallas en campeonatos de Europa. Casi 60.000 firmas recogidas en Internet avalan una petición para que la andaluza y Busto pudiesen competir en la clasificación general de la «categoría absoluta» del Descenso del Sella. Una categoría que, según Feliz, no existe: «Hay K-2 Senior Hombres, K-2 Senior Mujeres y K-2 Mixtos. Esa se la han inventado».

La condiciones no son iguales. Las parejas mixtas salen en las últimas posiciones y no tienen posibilidad de competir contra los mejores. Además, el recorrido es cinco kilómetros menor porque la meta se sitúa en Llovio y no en Ridadesella. Manchón anunció que no bajaría el Sella en esa categoría. «La tradición es muy machista. No solo se me veta a mí, se veta a todas las mujeres», denunció en la Cadena Ser.

La polvareda pasó al campo de la política. Mientras el Gobierno regional (PSOE) respaldó a los organizadores, no todos los socialistas piensan igual. Adriana Lastra, vicesecretaria general, reclamó que se modifique un reglamento que tilda de «inaceptable». Mientras, desde Podemos y Foro por Asturias se ha pedido al Ejecutivo que vele para que se respete el principio de igualdad.

Toda la actualidad en portada

comentarios