Ciencia

Hallan queratina en las plumas de un ave de hace 130 millones de años

El hallazgo extiende el plazo en el que las moléculas originales pueden conservarse

Fósil del Eoconfuciusornis hallado en China
Fósil del Eoconfuciusornis hallado en China - Wang Xiaoli
ABC.es Madrid - Actualizado: Guardado en:

¿De qué color era Eoconfuciusornis? Esta ave del tamaño de un cuervo, una de las primeras en tener un pico de queratina y sin dientes, vivió en lo que hoy es China hace unos 130 millones de años. Lo que de ella conservamos en la actualidad son fósiles, así que es muy difícil saber cuál era el auténtico tono de su plumaje. Estudios previos han argumentado que las plumas de estas y otras aves y las de algunos dinosaurios podrían conservar unas pequeñas estructuras redondeadas llamadas melanosomas, unos orgánulos que contienen los pigmentos que ayudan a dar color al plumaje. Sin embargo, nunca se ha estado seguro de que ese material orgánico pudiera conservarse tanto tiempo, ya que en realidad bien podía tratarse de microbios que cubren la pluma durante la descomposición y la fosilización.

Para un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, la Academia China de Ciencias y la Universidad de Linyi ya no hay dudas. Han encontrado evidencias de queratina original y melanosomas en el fósil de una de estas antiguas aves, recuperada del yacimiento del Cretácico de Yejé Biota, en el norte de China. El trabajo, publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU., extiende el plazo en el que las moléculas originales pueden conservarse, y demuestra la capacidad de distinguir entre microestructuras antiguas en fósiles. Además, supone un paso muy importante para poner color a la imagen de estas y otras criaturas.

Los científicos explican que la clave residía en la queratina. Si esta no aparecía en las plumas, las estructuras podían ser microbios y era imposible hacer una predicción fiable. El equipo utilizó varios tipos de análisis y microscopía electrónica de transmisión para obtener detalles microscópicos de la superficie de la pluma y su estructura interna. La técnica, que empleó cobre y azufre, detectó la presencia de las moléculas de queratina y melanina, indicando que no hubo mezcla o lixiviación durante la descomposición y la fosilización.

Pero, ¿este tipo de estudios pueden ayudar a conocer cuáles eran los auténticos colores de las primeras aves y algunos dinosaurios, cuyas reproducciones artísticas pueden no ser muy fieles a la realidad? Mary Schweitzer, una de las responsables de la investigación, no lo cree así. «En la mayoría de las aves, el color está determinado por muchos pigmentos además de las melaninas. Estos pigmentos a menudo no se concentran en orgánulos específicos, como los melanosomas, y su química puede no favorecer la preservación. No hay manera de saber si los dinosaurios y los pájaros expresaron otros pigmentos además de la melanina, pero si lo hicieron y no lo preservaron, no tendríamos forma de saberlo. Y estos otros pigmentos son igualmente importantes para determinar el color en general», explica a ABC. Además, hay otros condicionantes que pueden influir en la apariencia del ave, «como la dieta, la estacionalidad, la muda y hasta el tipo y la cantidad de microbios contenidos en las plumas».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios