NATURE

Los dinosaurios no podían cantar como los pájaros

Un órgano fosilizado de un ave extinta emparentada con patos y gansos ha permitido concluir que los dinosaurios no desarrollaron estructuras para cantar

Reconstrucción del Vegavis iaai, el ave cuya siringe ha permitido realizar esta investigación sobre la capacidad de cantar de los dinosaurios
Reconstrucción del Vegavis iaai, el ave cuya siringe ha permitido realizar esta investigación sobre la capacidad de cantar de los dinosaurios - Gabriel L./Museo de Ciencias Naturales, Bernardino Rivadavia, Argentina
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en:

Hacían retumbar la tierra con sus pasos y podían tirar árboles enteros al suelo. Pero lo cierto es que aparte de esto no sabemos cómo sonaban los dinosaurios, porque los tejidos blandos que producen los sonidos desaparecieron hace millones de años. Pero según un estudio publicado hoy en «Nature», se puede concluir al menos que lo más probable es que los dinosaurios no pudieran cantar y vocalizar como hacen los pájaros hoy en día.

Esta es la conclusión que investigadores de la Universidad de Texas han extraído tras encontrar el que es hasta hoy el órgano vocal de un pájaro más antiguo nunca descubierto. El fósil fue hallado en la Antártida, y perteneció a un pariente de patos y gansos que vivió hace más de 66 millones de años, en pleno reinado de los dinosaurios. Lo interesante es que este órgano, llamado siringe, no estaba presente en dinosaurios que vivieron en aquella misma época, lo que sugiere que la capacidad de canto asociada con él solo se desarrolló en las aves y que los dinosaurios no pudieron hacer nunca ruidos similares.

«El descubrimiento ayuda a explicar por qué ningún órgano así ha sido conservado en ningún pariente de dinosaurio no relacionado con las aves o con parientes de cocodrilos», ha explicado Julia Clarke, paleontóloga de la Universidad de Texas y primera autora del estudio. «Este es otro importante paso para averiguar cómo sonaban los dinosaurios y para entender mejor la evolución de las aves».

Una siringe encontrada en un pariente de patos y gansos actuales ha servido para tratar de entender cómo sonaban los dinosaurios
Una siringe encontrada en un pariente de patos y gansos actuales ha servido para tratar de entender cómo sonaban los dinosaurios- NICOLE FULLER/SAYO ART FOR UT AUSTIN

En las aves actuales, la siringe es un órgano rígido hecho de anillos de cartílago que soporta tejidos suaves que vibran y producen sonidos. No suele fosilizar, pero en ocasiones el alto contenido mineral del cartílago lo permite.

Imitando al avestruz

Así fue como en 2013 Julia Clarke descubrió que un fósil de un ave descubierto en la Antártida en 1992 había una siringe. Este órgano perteneció a un ejemplar de Vegavis iaai, un ave que vivió en el Cretácico, hace 66 millones de años.

Fran Goller, fisiólogo de la Universidad de Utah y también coautor del estudio, ha explicado que la forma de la siringe que se encontró entonces podría ayudarnos a entender cómo cantaban los primeros pájaros. Pero ha recalcado que hacen falta más datos para relacionar la forma de las siringes con el canto de aves actuales. «Aquí comenzamos a vislumbrar cómo una siringe fósil nos dice cómo cantaban los pájaros, pero aún necesitamos muchos más datos».

Si bien estos investigadores han sugerido que los dinosaurios no cantaban, en una investigación anterior ellos mismos concluyeron que probablemente eran capaces de hacer sonidos similares a las de las avestruces actuales, capaces de hacer algunos sonidos secos y repentinos con la boca cerrada.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios