Cala de Mijas
Cala de Mijas - VALERIO MERINO

Once municipios esenciales para amar la Costa del Sol

Costa del Sol Occidental, un destino donde además de sol brilla una gran oferta cultural, gastronómina, deportiva y de salud

Actualizado:

Quizás quede alguien que todavía no lo sepa, pero cuando en Moscú la temperatura a finales de enero alcanza cotidianamente los veinte grados bajo cero, o en París están en menos cuatro, en la Costa del Sol la gente se baña en el mar, bajo un sol esplendoroso, a una temperatura entre los dieciocho y los veintidós grados centígrados. Positivos, por supuesto.

Esta circunstancia, por sí misma, ya podría ser bastante aliciente para quienes deseen encontrar un destino único no solo en Europa, sino en el mundo, porque aunque buen clima hay en muchos lugares, en muy pocos se complementa con una importante oferta cultural, gastronómica, deportiva y de salud.

La Costa del Sol es un destino altamente apetecible para quienes quieren ese ansiado «sol y playa», pero buscan añadir el importante valor cultural y de patrimonio que puede encontrarse en la comarca, gracias a sus municipios situados en la montaña, como Ojén, Istán, Benahavís y Casares e, incluso, Mijas y Benalmádena, y ya en la línea de la costa, Fuengirola, Torremolinos, Marbella, Estepona y Manilva, con importantes monumentos y yacimientos arqueológicos capaces de colmar las expectativas de los visitantes con una oferta cultural, gastronómica y paisajística difícil de superar.

Deporte todo el año

A esto se han añadido interesantes y sorprendentes alicientes. Igual que pasó en los años 70 con el Turismo de Golf, la Costa del Sol Occidental y todos sus municipios mancomunados están apostando por nuevas tendencias que rompan la estacionalidad y por ende creen empleo, como el proyecto Bicycle Sleep, dirigido a miles de aficionados al ciclismo y triatletas, principalmente británicos, alemanes y escandinavos, que encuentran en la Costa del Sol una oportunidad única a la hora de disfrutar de la práctica del cicloturismo, segmento en auge internacionalmente porque responde a las necesidades de muchas personas que quieren llenar su tiempo de ocio con actividades deportivas que hagan de sus vacaciones algo verdaderamente diferente y excitante.

La Costa del Sol es un destino único, con una enorme fuerza turística, una de las zonas de mayor calidad del mundo, que sin embargo sigue renovándose y ofreciendo nuevas alternativas, única forma de seguir manteniéndose en ese lugar de privilegio que ha conquistado con esfuerzo y calidad.