ANÁLISIS

«Hitman»: un paseo impredecible por el mundo

El videojuego se reinventa con una mayor libertad de acción

Mira en el video un fragmento del prólogo - J.M.S.

Espionaje, discreción en su máxima expresión, más inspirador y con mayor libertad de acción. Estos son los cuatro pilares sobre los que se sostiene «Hitman» en su regreso en forma de episodios, un formato de distribución de contenidos que se ha puesto en boga en los últimos años. Tras su lanzamiento episódico, el videojuego de sigilo en tercera persona prepara su llegada en formato físico para el próximo año en donde se presentará la primera temporada.

Los capítulos que se incluyen (en descarga digital) se sumergen en historias interconectadas que recrean escenarios diversos sobre el mundo, con lo que el personaje se enfrenta a misiones en París, Sapienza (Italia), Marrakech (Marruecos) o Bangkok (Tailandia) en un reinicio de la saga presentada hace catorce años. También estarán disponibles otras ambientaciones como Colorado (EE.UU.) o Japón. De nuevo, el jugador se pone en la piel del frío y calculador Agente 47 que debe acometer los diferentes encargos que se le encomiendan.

El primero de ellos es superar un prólogo en el que el juego pone en situación al jugador. Debe, en un principio, asesinar a una persona que se encuentra en una fiesta albergada en un yate de lujo. Se debe repetir de tres diferentes formas para introducirse en las mecánicas y sistema de juego para pasar, acto seguido, a la primera gran misión, París, ciudad escogida para mandar a nuestro personaje a acabar con Viktor Novikov y Dalia Morgaris. En cuanto a la trama, la acción tiene lugar en unas instalaciones de entrenamiento secretas de la ICA y retrata un momento clave en la vida del Agente 47: su introducción en la agencia y su primer encuentro con su futura adiestradora, Diana Burnwood.

La particularidad de esta entrega es que es algo más abierta, más impredecible en los planteamientos estratégicos del videojugador. Busca, con ello, ofrecer más recursos para completar las misiones y ofrecer caminos distintos para llevar a cabo las propuestas. Este asesino a sueldo puede utilizar la ropa de los personajes secundario que se encuentra a su paso, pero sus atuendos pueden levantar sospechas por ejemplo de agentes de seguridad que advierten de tu presencia en todo momento, con lo que hay que estar ojo avizor con los movimientos que se practican y las habitaciones o entornos a los que se accede.

Es necesario evitar a toda costa dejar pista alguna para no ser descubiertos porque nos detectarán y se echará al traste la misión. Es por ello por lo que se puede hacer uso de armarios para depositar los cuerpos de los enemigos y otros personajes secundarios a los que hemos noqueado. Se puede hacer uso, además, del mobiliario y el entorno a modo de despiste o, y es otra de las formas de avanzar, para atraerlos.

Con todo ello, el principal desafío del jugador es no levantar sospechas para ser el brillante asesino a sueldo de guante blanco que nos precede. Y, para finiquitar el contrato, puede utilizar diferentes objetos como cuerdas para ahogar a los rivales, armas de fuego con silenciador y otros elementos que se encuentran a su paso. El abanico de opciones es muy amplio, aunque cuenta con un limitado número de oportunidades para completar la tarea encomendada. Terminar una de las misiones no invalida la «rejugabilidad» de «Hitman», ya que uno puede probar suerte de otra forma.

La paciencia y la espera acompañan a «Hitman» en esta nueva aventura en la que el ritmo, pausado y cadencioso, nos obliga a estar en tensión permanente. La Inteligencia Artificial implementada deja, en ocasiones, algo de qué desear puesto que, por ejemplo, los personajes replican patrones de movimientos y son muy predecibles, con lo que si uno es observador puede anticipar lo que va a suceder a posteriori. A nivel gráfico, por otro lado, deja algo de qué desear y está bastante lejos del fotorrealismo que precede a otros juegos similares. Otro aspecto negativo es la ausencia de un doblaje en castellano.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios