ANÁLISIS

«Dragon Ball Xenoverse 2»: continuista pero atractivo

El videojuego de lucha inspirado en el universo de esta popular serie manga sigue los patrones de la primera entrega

Mira en el video un fragmento del videojuego - J.M.S.

La trupe de Son Goku vuelve al ruedo para mantener la esencia de uno de los videojuegos de pelea que más llamó la atención el pasado año y que lució espectacularmente bien, suponiendo incluso una reinvención a la saga. La nueva entrega, «Dragon Ball Xenoverse 2», mantiene el nivel e incorpora ligeras mejoras, aunque ofrece un planteamiento continuista y replicando la misma fórmula de entonces.

El videojuego, disponible para PlayStation 4, Xbox One y PC, vuelve a ahondar en la idea de permitir al jugador ponerse en la piel de una especie de patrullero del tiempo cuya misión es intentar que el devenir de la historia original del universo siga sus cauces y, por supuesto, triunfe el Bien sobre el Mal. Ese argumento, no tan llamativo como la anterior entrega, nos permite intervenir en algunos acontecimientos que han marcado a los seguidores, como el primer contacto de Vegeta y su transformación en mono gigante. Aunque en su gran mayoría el videojuego recupera algunos escenarios, en esta ocasión se recogen detalles de otras películas independientes al margen de los capítulos y momentos más entrañables del manga.

Una de las novedades de esta secuela es el sistema de edición de personajes, algo más amplio y variado que su predecesor, que permite personalizar al guerrero como uno desee. Se pueden preparar varios modelos de cinco razas (humanos, saiyans, majin, namekianos y tipo Freeze), que cuentan con diferentes habilidades y poderes. Se pueden importar los datos de la primera entrega para trasladar al héroe de entonces, pero como mero observador, una pena en este caso, que deberemos crear desde cero otra vez nuestro avatar.

Una vez creado al personaje a imagen y semejanza, la aventura comienza soltándonos en busca de un anciano que nos debe guiar en nuestro entrenamiento de cara a formar parte de la patrulla del tiempo. La ciudad de Conton City, rica en contenido y variedad de otros personajes secundarios, está repleta de objetos para recoger, entrenamientos con los personajes originales y la capacidad de movernos con una gran libertad, interactuando con los habitantes. Dividido por distritos, nos podemos encontrar con áreas para mejorar los poderes, vender y comprar otros artísticos, así como acudir en busca de las diferentes misiones principales y secundarias planteadas, aunque en el el modo historia no permite jugar con los personajes célebres. Con ellas se van desbloqueando mejoras y habilidades.

Estas son muchas y variadas, que nos trasladan de un sitio al otro. Con ello hay la garantía de horas y horas de diversión asegurada. Las secundarias, por ejemplo, se pueden jugar con la Inteligencia Artificial o de manera cooperativa «online», pero el servidor, en ocasiones, pierde cobertura y no logramos acceder a ellas. Su sistema de combate sigue ofreciendo grandes sensaciones a pesar de no ofrecer importantes avances. Ello implica los golpes y bloqueos ante ataques convencionales, los combos -tal vez, algo más difíciles- y los ataques especiales que desgastan profundamente al enemigo. No obstante, vuelve a pecar de ofrecer extraños movimientos de cámara. En el título se echa en falta nuevos y más espectaculares ataques.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios