Resumen Tech 2017

Los mejores ordenadores «gaming» para jugar a videojuegos

Los principales fabricantes se han volcado este año en una categoría que ha crecido exponencialmente su mercado en los últimos años y ha permitido multiplicar sus beneficios

MADRIDActualizado:

Por lo general, los aficionados a los videojuegos en PC suelen gastar mucho dinero en software y accesorios. Se vende de todo. Teclados mecánicos, ratones especializados, monitores panorámicos… ¡hasta sillas para los más «jugones»! Ningún fabricante quiere escapar de la oportunidad de hacer crecer su negocio y han visto cómo la categoría «gaming», destinada a los consumidores de ocio electrónico, ha crecido exponencialmente en los últimos años.

12345678910111213
  1. HP omen x 900

    Potencia a raudales, diseño muy original (pesa 28 kilogramos) y prestaciones para dar y tomar. Este equipo de la firma norteamericana cuenta con un innovador exterior en forma de cubo. Pese a sus estética y grandes dimensiones, el ordenador de sobremesa se asienta perfectamente sobre dos peanas que deja relucir su belleza. En la cara externa se proyecta un juego de luces LED que le confiere un aspecto muy propio para el público al que va dirigido.

    Pero en su interior también se encuentran especificaciones aptas para el consumo de videojuegos. Veamos. Se puede configurar con procesadores Intel i7 (de sexta generación) de cuatro núcleos que se mueve a una velocidad de hasta 4 GHz, unos guarismos impresionantes que permite mover cualquier título por muy exigente que sea. Porque, además, viene acompañado de memoria de 32 GB DDR4 RAM y reforzado por gráficos de Nvidia procedente de la tarjeta GeForce GTX 1070, una de las más potentes.

    Con todo ello, se logra un rendimiento apabullante y de gran resultado. Su unidad SSD de 256 GB permite instalar una gran cantidad de archivos, que se transfieren velozmente, y un disco duro de hasta 2 TB de capacidad. Su precio, no obstante, no es barato: 1.800 euros. Es algo ruidoso.

  2. Acer Predator Orion 9000

    La firma asiática ha continuado este año expandiendo su negocio hacia el entorno «gaming», una categoría que permite mantener las ventas de equipos informáticos tradicionales y obtener réditos económicos. El sector ha crecido y todas las marcas quieren tener presencia. De forma que este dispositivo es, literalmente, una bestia tecnológica.

    Cuenta con dos versiones con tarjetas gráficas AMD Radeon RX Vega 4-ways o dos NVIDIA GeForce GTX 1080 Ti, una de las más potentes del mercado. El equipo alberga un procesador Intel Core i9 de última generación con 18 núcleos y hasta 128 GB de memoria Quad-Channel DDR4 que, teóricamente, promete un rendimiento impresionante.

    Su diseño, espectacular y basado en una futurista nave espacial, ya da una idea del público al que va dirigido, el videojugador exigente. Soporta, como no podía ser menos, la tecnología de realidad virtual. Y, por si fuera poco, una de las novedades es su sistema de refrigeración líquida a través de su propia tecnología, IceTunnel 2.0, que a diferencia de otras propuestas divide el terminal en varias zonas cuya temperatura será regulada mediante un sistema de aire.

    Dadas sus dimensiones, viene equipado con dos asas y ruedas cubiertas con un patrón de fibra de carbono, las nuevas plataformas se pueden mover fácilmente de un lugar a otro. Otros aspectos a destacar son los dos puertos USB 3.1 -uno de ellos de tipo C- y otros dos USB 2.0. Su precio parte de los 1.999 euros.

  3. Asus Rog GX800vh

    Puede que muchos aficionados a los videojuegos prefieran equipos de sobremesa, pero los fabricantes se han puesto las pilas para adaptar la experiencia o necesidades «gaming» al entorno portátil. De esta forma, se puede jugar con garantías y solvencia desde dispositivos más transportables (pesa 5.8 kilogramos). Jalonado con chips Intel i7 (generación Kaby Lake) y 16 GB de memoria DDR4 RAM, se mueve de manera espectacular. Además, la representación de las imágenes es alucinante, fiel y de gran calidad gracias a la integración de la tarjeta gráfica Nvidia GTX 1080, una de las más potentes del mercado.

    Pero estas especificaciones, claro está, condicionan su precio, 6.999 euros en su versión más avanzada (con 64 GB de RAM), que muchos se lo pensarán de verdad antes de hacer tal inversión. En cuanto a su pantalla, de 18.4 pulgadas y relación de aspecto de 16:9, hay espacio de sobra para jugar con garantías y de manera gratificante, más que nada porque es capaz de ofrecer una resolución 4K (3.840 x 2.160 píxeles), el nuevo estándar a perseguir por la industria y que favorece sin duda la experiencia de juego. El resultado es verdaderamente alucinante.

    Otro aspecto interesante es que dispone de un avanzado teclado mecánico dotado de retroiluminación LED RGB personalizable, así como una versión perfeccionada del sistema de refrigeración líquida que procuran la potencia necesaria en todo momentos. Mantiene a raya la temperatura generada por las dos gráficas GTX 1080 y los 660 W que generan las fuentes de alimentación.

  4. Alienware 17 R4

    Práctico, elegante y equilibrado. Este portátil de la firma Dell dispone de una pantalla de 17 pulgadas, más que suficiente para disfrutar de jugar a videojuegos. No escatima tampoco en la potencia, ya que viene hormonado (en función de las posibles configuraciones) por chips Intel i7 de séptima generación y memoria RAM de hasta 8 GB. La versión más aconsejable es la que monta una tarjeta gráfica Nvidia GTX 1060 con GDDR5 de 6 GB, más que nada porque su precio es más asequible (1.699 euros).

    Gobernado por el sistema operativo Windows 10 Home, es un equipo muy recomendable que gestiona cualquier tarea con solvencia. Un aspecto tal vez cuestionable es su teclado integrado, que tal vez algunos jugadores no se muestran cómodos, pero dispone de 13 zonas de iluminación programables exclusivas con hasta 20 colores diferentes que ofrecen más de miles de combinaciones de iluminación.

  5. Lenovo Y720 15

    Sensacional alternativa y de gran potencia. La firma china, una de las líderes del sector de la informática convencional, ha logrado ofrecer varios modelos interesantes para el entorno «gaming». Uno de ellos es este portátil, que alberga en su interior procesadores i7 impulsado por memoria RAM de 16 GB y acompañado de unos gráficos muy profundos procedentes de la tarjeta gráfica GTX 1060 de 6 GB de memoria dedicada.

    Tamaño perfecto. Su pantalla, de 16 pulgadas, es perfecta para disfrutar de partidas de larga duración, aunque se echa en falta una mayor definición (tiene 1.920 x 1.080 píxeles). Un acierto es su teclado, que es cómodo y rápido en su manejo. Aunque muchos jugadores optan por utilizar auriculares, un aspecto interesante de este equipo es que es el primer portátil equipado con sistema de audio Dolby Atmos. Su precio, en torno a los 1.600 euros.

  6. Gigabyte Aorus X5 V7

    Los aficionados a los videojuegos en PC conocerán este dispositivo. Cuenta con todo lo necesario para disfrutar de sus partidas. Aunque su batería es uno de sus mayores inconvenientes no eclipsa su buen rendimiento, ya que cuenta con procesadores Intel i7, una poderosa tarjeta gráfica GTX 1060 con GDDR5 de 8 GB de memoria y una sensacional pantalla de 15.6 pulgadas capaz de rascar una resolución WQHD+ (2.880 x 1.620 píxeles).

    Una gran fuerza que permite salir airoso en las tareas más exigentes, incluso en las experiencias de realidad virtual. El nuevo teclado cuenta con retroiluminación RGB tecla por tecla en 16,8 millones de variaciones de colores, ofreciendo posibilidades de personalización casi ilimitadas. Todas y cada una de las teclas se puede personalizar para iluminar para distribuir por ejemplo diferentes funciones permitiendo al usuario saber qué tecla pulsar en todo momento.

  7. Medion Erazer x877001

    Clásico por fuera, potente por dentro. Dado que cuenta con el último procesador de Intel para tal cosa, el i9 de ocho núcleos, el equipo se va por las nubes, pero ofrece un rendimiento asombroso en cualquier tarea. Ese buen desempeño se traduce en un precio ostensiblemente muy alto, en torno a los 5.000 euros, pero a cambio se obtiene una notable experiencia a la hora de meterse en la piel de los personajes favoritos de los videojuegos.

    Se mueve gracias a Windows 10 Pro y, entre otras cosas, es inmenso el potencial que se logra con el empleo de los gráficos GTX 1080 Ti de Nvidia, una de las más potentes y avanzadas del mercado, y sus tremendos 64 GB de memoria RAM DDR5. Además, tiene espacio de sobra para almacenar decenas de títulos. Cuenta con una unidad SSD de 512 GB y un disco duro de 2 TB. Excepcional.

  8. MSI GT75vr

    Otra marca especializada en este sector ha contado con un equipo portátil robusto y equilibrado de monstruosas prestaciones. Aunque no es especialmente ligero, el dispositivo le otorga más importancia a su interior que a su belleza exterior, puesto que es rudo y grueso como él solo. Pero cuenta con lo necesario para jugar a videojuegos.

    Esto viene por el hecho de catapultarse por procesadores Intel i7, memoria de 32 GB y gráficos Nvidia GTX 1080 Ti con 8GB GDDR5X. Además, se puede montar dos tarjetas diferentes. Destaca especialmente por su pantalla de 17 pulgadas con calidad 4K que produce imágenes asombrosas. Su precio, algo más de los 3.500 euros.

  9. Dell Inspiron 7000

    De similares capacidades es este modelo de Dell, que cuenta con una pantalla de 15.6 pulgadas, aunque su pobre resolución (Full HD) puede resultar un handicap para los jugadores más exigentes. Viene equipado con chips i7, tarjeta gráfica Nvidia GeForce para ofrecer realismo, un teclado al 100% y un procesador potente para el rendimiento de juegos de nivel superior. Su diseño es cómodo y transportable.

  10. Asus ROG Strix GL502VS

    Otro portátil interesante actualizado es este modelo de Asus, que ofrece procesadores i7 de sexta generación y gráficos Nvidia GTX 1070, ideal para manejarse como pez en el agua entre los distintos videojuegos actuales.

    Su pantalla es de 15.6 pulgadas con una relación de aspecto de 16:9 y logra una resolución Full HD (aunque hay una versión con 4K). Es compacto y cómodo y pesa solo 2.3 kilogramos, con lo cual es muy transportable. Aunque no es lo más avanzado del mercado, cumple con creces. Su precio: 1.699 euros.

  11. HP Omen 15

    Más asequible es este modelo que dispone de un panel de 15.6 pulgadas con una modesta resolución Full HD, pero vitaminado de chips i7 y memoria RAM de 16 GB. Peca, sin embargo, de no disponer de los gráficos más evolucionados (GTX 960 M) pero alberga una unidad SSD de 256 GB y memoria para 1 TB. Más que suficiente. Al igual que su batería, aunque se le echa de menos mayor autonomía. Destaca por su diseño elegante y liviano. Su precio, 1.180 euros.

  12. Alienware Area-51

    Potencia para dar y tomar, prestaciones muy altas y un innovador diseño. Son sus principales bazas. Este equipo de sobremesa, preparado para la exigente tecnología de realidad virtual y renovado este año, tiene opciones de procesadores Intel Core i7 Extreme de hasta 10 núcleos con sobreaceleración de fábrica, que funcionan gracias al nuevo conjunto de chips Intel X99 Express junto con la memoria DDR4 a 2133 MHz (hasta 64 GB en cuatro canales).

    Permiterenderizar vídeos o jugar al máximo rendimiento con una resolución 4K. Puede montar doble tarjeta GTX 1080 Ti de Nvidia o triple gráfica Radeon RX-580. Eso sí, aunque es bastante compacto, pesa una barbaridad (28 kiligramos).

  13. Asus GL553

    Aunque la mayoría de los ordenadores pensados para «gaming» suelen requerir altas prestaciones que normalmente se suben de precio también se pueden encontrar algunos modelos más accesibles. Con una buena relación calidad-precio, este equipo de la firma asiática cuenta con todo lo necesario para poder disfrutar de impresionantes partidas pero a un precio por debajo de los mil euros.

    Cuenta con una pantalla de 15.6 pulgadas -para jugar qué menos que 15 pulgadas-. En su interior se encuentra un chip i7 capaz de moverse a una frecuencia de 2.8 GHz, 8 GB de memoria RAM DDR4 y una tarjeta gráfica Nvidia GTX 1050. Especificaciones idóneas para un funcionamiento fluido. Cuesta 850 euros.