iPhone X

¿Es seguro el Face ID del iPhone X como sistema de reconocimiento facial?

Apple es la última marca en lanzar un smartphone con este tipo de tecnología, que promete ser muy segura gracias a los 30.000 puntos biométricos

Presentación del sistema Face ID del iPhone X
Presentación del sistema Face ID del iPhone X

Tras la fiesta de presentación de los productos de Apple, la marca se une al grupo de firmas que incluyen el reconocimiento facial como principal método de acceso, o en el caso de la empresa que dirige Time Cook la única forma de autentificación para acceder al terminal. El iPhone X entra de lleno en la liga de la de la inteligencia artificial, integrado en el propio software.

Ni códigos, ni patrones, ni huellas, son los propios rasgos de la cara los que identifican que el usuario es el auténtico portador del móvil. La biometría está dando pasos de gigante, todo apunta a que la firma se ha asegurado que su sistema sea infalible ante los cibercriminales.

¿Cómo? A través de los 30.000 puntos de medición, porque un sistema biométrico es más seguro según «la complejidad y la seguridad que te da el número de patrones», señala Dani Creu, analista senior de Kasperky Lab.

«No es un escaneo de cara de métodos simples, sino que a partir de aquí se crea un modelo matemático, que en principio es mas seguro de sobrepasar esta autentificación», cosa que además se demuestra en el hecho de que la tecnología es capaz de detectar los cambios físicos de un usuario, aunque hayan pasado 10 años como asegura el propio Apple.

Otros métodos de biometría más simple, miden la distancia entre los pómulos u otras partes de la cara, por lo que para examinar la seguridad de un móvil con este tipo de tecnologías hay que valorar cuantos puntos de la cara mide, cuantos más puntos mejor. «Los sistemas biométricos ofrecen más seguridad, igual seguro no: robusto», recalca el analista de Kaspersky Lab

Ahora viene la pregunta que muchos se hacen, ¿es posible saltarse el protocolo de seguridad poniendo una foto, vídeo o incluso un molde delante? Al parecer, no «hay antecedentes que algunas implementaciones de este tipo de imagen, se habían saltado con una foto o un modelo» a escala, pero «Apple ha implementado diversos métodos, no solo los puntos».

Por ejemplo, el tema de atención, si no lo estas mirando seguramente no se desbloquee» porque en ese aspecto entra la biometría ocular, además de que a través de una figura en 2D no funcionaría, indica Dani Creu.

La seguridad no es una estado, es un proceso que siempre va a cambiarDani Creu, Kaspersky Lab
Sin embargo, a pesar de que «lo que ha implementado Apple es de lo mas complejo que hemos visto en seguridad de consumo» en estas áreas «no hay 100% de fiabilidad», asegura el analista senior de Kaspersky Lab. Ya que, «la seguridad no es una estado, es un proceso que siempre va a cambiar y se va a estar monitorizando» por lo que siempre puede salir a escena una nueva tecnología con fines maliciosos.

¿Qué ocurre con la privacidad?

Por otro lado, puede haber quien recurra al método personal cuando se trata de conseguir información confidencial, «si estas en una situación de coacción, nadie te impide mirar el teléfono. No sé si Apple lo haya tenido en cuenta a la hora de implementar otro bloqueo», señala Dani Creu ante uno de los fallos principales del reconocimiento facial como autentificación.

Ante ese dilema, el analista de Kaspersky Lab propone una solución que podría implementarse de cara al futuro, un sistema «anti-coacción» que detecte que ante determinada cara solo desbloquee una parte del teléfono que no tenga información confidencial» para que el delincuente se dé por satisfecho de haber accedido al móvil y que no obtenga nada de él.

¿Existe una tecnología que detecte que una persona está siendo coaccionada según sus expresiones faciales? Parece ser que la firma tecnológica ya dispone de ella, porque «en el mismo momento en el que Apple reconoce que su tecnología es capaz de detectar cambios, entiendo que tenga esa capacidad, otra cosa es que sea difícil de implementar», por lo que tal vez se vea reflejada en los dispositivos en un futuro.

Sin embargo, el fallido intento de intentar integrar un botón de huella dactilar de manera táctil debajo de la pantalla es un fallo que muchos de los usuarios pueden sopesar a la hora de adquirir el iPhone X. La usabilidad ante un nuevo sistema de seguridad, que aunque puede ser más seguro, es un cambio muy grande para los consumidores.

comentarios